viernes. 25.09.2020 |
El tiempo
viernes. 25.09.2020
El tiempo

Un acuerdo entre el PSOE y el BNG y la renuncia del alcalde impiden la moción de censura en Catoira

Iván Caamaño y Alberto García caminan cerca del Concello. GONZALO GARCÍA
Iván Caamaño y Alberto García caminan cerca del Concello. GONZALO GARCÍA
Tres concelleiros socialistas que firmaron para desbancar al regidor nacionalista Xoán Castaño se desmarcaron del compromiso adquirido en una decisión que impide el relevo en la Alcaldía entre Alberto García e Iván Caamaño

Los esquemas previos elaborados en relación con el futuro del Concello de Catoira quedaron dinamitados en cuestión de minutos. El Pleno solicitado por el PSOE y el PP para debatir la moción de censura contra Xoán Castaño (BNG), que llevaría al socialista Alberto García a recuperar la Alcaldía -en la que iba a relevarse con el popular Iván Caamaño- no llegó a celebrarse porque momentos antes de su inicio dos ediles socialistas renunciaron a apoyarla, después de que el regidor hubiese presentado su dimisión.

Estos trámites fueron realizados apresuradamente en el despacho del secretario, Javier Gago. Los vecinos, que ocuparon las dieciocho sillas habilitadas para el público, observaron sorprendidos que, llegado el inicio de la sesión, el regidor no ocupaba su puesto, y se sentaba al lado de sus dos compañeros de partido. Mientras, en la bancada de enfrente, solo se sentaron dos de los cinco ediles con que cuenta el PSOE.

2020052215221856500A la cita no acudieron los promotores de la moción, Alberto García e Iván Caamaño, y tampoco el resto de los concelleiros de ambos partidos. Pocos minutos antes se habían enterado de lo sucedido, y mientras el secretario exponía las prerrogativas legales correspondientes, ambos aguardaban a que finalizase frente a una cafetería en obras situada muy cerca de la Casa Consistorial, propiedad del padre del líder popular.

Como primera teniente de alcalde, María Paz, del BNG, tomó la palabra para indicar que después de que los socialistas Daniel Touriño y Roberto Bouzón retirasen su apoyo a la moción de censura y de que el alcalde, Xoán Castaño, hubiese presentado su dimisión, le correspondía levantar la sesión porque para que prosperase es necesaria la mayoría absoluta.

Ya como exregidor, Xoán Castaño apeló a su "coherencia" para justificar el paso atrás y subrayó que no lo hacía "forzado" (aunque fuese una condición impuesta por el PSOE). "É un acto voluntario, consciente, razonado e razonable", dijo.

Poco después, el partido del puño y la rosa hizo público un comunicado en el que indica que además de Daniel Touriño y Roberto Bouzón, Purificación Quintáns también retira su apoyo a la moción, por lo que la situación aritmética en la Corporación municipal de Catoira da un vuelco, ya que son seis los ediles que respaldan el pacto PSOE-BNG y once el número de concejales.

Alberto García: "Non intentei nunca escalar no partido, polo que estar no PSOE non me quita o sono"

Lo dijo en el mes de marzo y lo repitió este jueves. Quien durante 25 años fue alcalde de Catoira reiteró que no le preocupa lo más mínimo su posible expulsión del partido en el que milita desde hace más de tres décadas. "Non intentei nunca escalar no partido, polo que estar no PSOE non me vai quitar o sono", dijo poco después de que hubiese concluido el Pleno. Preguntado sobre la posibilidad de que siga adelante con la moción de censura, afirmó que sigue creyendo en sus compañeros, "pero fallaron dous e tamén poden fallar tres", apuntó de inmediato.

García justificó el cambio de postura de los ediles de su grupo por las presiones y las "coaccións" ejercidas por el partido, de cuya autoría responsabilizó al alcalde de Vilagarcía, Alberto Varela, y a un dirigente al que calificó de "un barrigudo que traballou moito estes días". 

Iván Caamaño: "Está moi claro que se volve a gobernar  o BNG non será por nós, eso sen dúbida"

Pese a no salir adelante la moción de censura, para el PP este jueves fue un día "feliz", aseguró Iván Caamaño, porque lograron algo que estaban intentando desde que comenzó el mandato: "sacar a Xan Castaño da Alcaldía", al que su partido califica como "un home que tiña creada unha ditadura", además de haberlo engañado, "e que incumpliu un pacto que fixo con nós".

Sus expectativas se centran en que se convoque un Pleno para que tome posesión el edil de su partido que sustituye al que presentó la dimisión hace más de dos meses, en una decisión que no tiene relación con la moción. Ante la negativa del Concello de hacerlo, anunció que presentará una reclamación ante la Xunta Electoral.

Del BNG dijo que está "radicalizado" y que  no cumple lo que promete, y del concelleiro del PSOE Daniel Turiño afirmó que "a cambio de un salario é capaz a traizoar ao seu partido, a súa palabra e a súa firma".

María Paz. GONZALO GARCÍA

El desalojo no esta descartado y María Paz podría presidir  la Corporación
El diseño de la futura Corporación municipal de Catoira es una incógnita. Según indicó el secretario del Concello, en un plazo de diez días debería ser convocado un nuevo Pleno cuya finalidad es que los componentes de la misma tomen conocimiento oficial de la retirada de la moción de censura.

A partir de ese momento, se abrirá de nuevo el procedimiento para elegir al alcalde, una responsabilidad que asume provisionalmente María Paz, la número dos del BNG, al haber renunciado al cargo su compañero de partido Xoán Castaño.

Pero la fórmula para llegar a la elección del nuevo regidor deberá superar varios obstáculos. Uno es el nombramiento del nuevo edil del PP, que no se realizó porque el alcalde saliente no convocó una sesión plenaria con este fin, cuando dispone de su credencial desde hace más de dos meses. Concretamente, desde el día 13 de marzo, precisó el regidor.

Una vez nombrado, el PP contaría con tres representantes y el PSOE dispondría de dos, en lugar de los cinco que obtuvo en las elecciones municipales. Cinco en total, en una Corporación de once, no le daría la mayoría absoluta para llevar adelante la operación pactada.

Sin embargo, tampoco en el ala formada por los tres concelleiros que siguen la línea oficial del PSOE y los tres del BNG lo tienen claro. Xoán Castaño sigue siendo edil y el pacto indica que no será el regidor.

Sucede que el cabeza de lista del PSOE es Alberto García, que no va a renunciar, lo que impediría a los socialistas que se echaron atrás en la moción a optar al bastón de mando. María Paz podría ser la baza, pero tendría de dejar su acta Castaño, ya que al tratarse de una sesión de investidura solo pueden optar los números uno, se registraría un empate, y la suerte se decantaría a favor de la lista más votada, la del PSOE, liderada por García.
 

Un acuerdo entre el PSOE y el BNG y la renuncia del alcalde impiden...
Comentarios