Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

Adrenalina que dispara el termómetro en Sabucedo

Un instante de la Rapa das Bestas de Sabucedo, este domingo. PATRICIA FIGUEIRAS
Un instante de la Rapa das Bestas de Sabucedo, este domingo. PATRICIA FIGUEIRAS

La localidad celebró este mediodía su último curro del año tras ofrecer el espectáculo de este domingo, a pesar del intenso calor

Con puntualidad británica. A las doce, y bajo un sol de justicia que acompañó durante la más de hora y media de curro, "las bestas" entraron este domingo en la arena del hemiciclo del Campo do Medio de Sabucedo para iniciar la segunda "rapa" de este año. Para entonces, buena parte del público aguardaba sentado desde hacía ya una hora. Aunque el curro se llenó, hubo algo menos de afluencia que en el inaugural del sábado.

Tras retirar los potros de entre los caballos adultos, tarea encomendada a los niños y niñas de la parroquia, a las 12.19 horas fue "aloitada" la primera "besta", arrancando enérgicos aplausos. Ánimos que se intensificaban cada vez que la lucha cuerpo a cuerpo se hacía más resistente debido a la bravura de los équidos, o cuando los garañones se enseñaban los dientes y trataban de demostrar dominancia levantándose de sus patas delanteras.

Varias coces al aire hicieron contener el aliento entre el público, pero, aunque no faltaron pisotones y algún que otro golpe (uno de ellos en la nariz de uno de los "aloitadores"), no hubo que lamentar incidentes de importancia. El "aloitador" que el sábado sufrió un golpe en el pecho, volvió a participar este domingo.

El intenso calor propició que algunos espectadores empezasen a marcharse cuando aún no se había cumplido una hora de curro. Al término del mismo, el presidente de la Asociación Rapa das Bestas de Sabucedo, Henrique Bazal, reconoció que sería conveniente habilitar algún sistema de sombra.

Los caballos, aunque sin esconder su genio innato, estuvieron más calmados que en otras ocasiones, una actitud que Bazal atribuye al manejo que se les da, evitando que se pongan nerviosos. "Está indo todo como moi suave e a min gústame así, a tranquilidade, sobre todo por seguridade". Evitar "aloitar" a más de dos caballos a la vez y no saltar cuando hay una res que está siendo rapada en el suelo son reglas que están siguiendo quienes participan. "Estano respetando bastante ben e funciona. Non hai golpes", destacó el presidente.

Este lunes a las 12.00 horas se celebraró el último curro de esta edición. Fue solidario. El 25% de lo recaudado fue para la Fundación Banco de Alimentos y el resto, para costear desbroces en los montes y demás cuidados a los caballos.

"Hay que dar a conocer al mundo lo bella que es esta tradición"

La de este año está siendo una de las "rapas" con más presencia mediática que se recuerdan. Hay acreditados 205 periodistas procedentes de 13 países. Uno de ellos es el freelance coreano Kiwon Hong. "It´s amazing!", responde cuando le preguntan por sus impresiones sobre la ancestral fiesta de Sabucedo, a la que acude por primera vez.

Admite sentirse asombrado por un espectáculo "único" que estos días está capturando en imágenes que hará llegar a distintos medios audiovisuales y espacios informativos. "Muchísimas gracias por preservar esta tradición", dice antes de terminar la conversación. Unos metros a su izquierda, otro freelance toma las últimas fotos del segundo curro del año. Se llama Filemon López y vive a caballo entre Estados Unidos y México.

"Viajo por todo el mundo buscando fotografía para hacer historia. El sábado me centré en los caballos y hoy en los aloitadores", señala. Para él también es su primera "rapa". Llegó a Sabucedo el pasado jueves con otros tres fotógrafos extranjeros y uno local, que les hace de guía. "Hay que dar a conocer al mundo lo bella que es esta tradición", afirma.

Adrenalina que dispara el termómetro en Sabucedo
Comentarios