sábado. 17.08.2019 |
El tiempo
sábado. 17.08.2019
El tiempo

Amigos y familiares despiden a María José Aboy Guimarey en un multitudinario funeral

Vecinos y amigos de los fallecidos llevaron sobre sus hombros los ataúdes hasta el templo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO
Vecinos y amigos de los fallecidos llevaron sobre sus hombros los ataúdes hasta el templo. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

María José Aboy, la primera asesinada en Galicia este año por violencia de género, recibió sepultura junto a su marido por deseo de los dos hijos de ambos

Una carpa protege a los familiares de dos personas que formaron un matrimonio y una familia siendo muy jóvenes y ahora comparten el mismo panteón en la iglesia de Carracedo, en el municipio pontevedrés de Caldas, de donde él era originario. María José Aboy y Javier Bello fueron enterrados juntos por expreso deseo de sus dos hijos, que se quisieron despedir así de la primera mujer asesinada este año en Galicia a manos de su pareja, que la mató de un disparo de escopeta el domingo en el domicilio familiar en la parroquia de Setecoros, Valga, para después suicidarse con el mismo arma.

María José y Javier también habían sido velados juntos. Una hora antes de que comenzase la ceremonia fúnebre, ya no había un hueco en la iglesia. Al tañido de la campana, la comitiva fúnebre inició su recorrido en dirección al camposanto.

Amigos y vecinos del matrimonio fueron los encargados de llevar sobre sus hombros los ataúdes entre la muchedumbre que flanqueba su itinerario. Bajo una lluvia persistente, un cielo gris oscuro y una tarde fría recorrieron el camino en medio de un respetuoso silencio.

Durante la mañana y la tarde de este martes se sucedieron las concentraciones en Pontevedra, Vigo, Ferrol, Ourense, Santiago, A Coruña y Lugo, así como en otras muchas localidades. En ellas, los gallegos mostraron su repulsa hacia los últimos crímenes de violencia machista, que el pasado fin de semana acabaron con la vida de María José en Valga, pero también de la soberina Estrella Domínguez, asesinada en Madrid por su marido —quien también se suicidó luego con la misma escopeta de caza con la que la había matado a ella—, y de Gloria Tornay, una tercera víctima a quien su pareja apuñaló antes de autolesionarse en Estepona, Málaga.

Tras un minuto de silencio en su memoria ante la sede de la delegación del Gobierno, en A Coruña, el titular del ente, Javier Losada, exigió que 2nadie busque excusas al terror de la violencia machista" tras un fin de semana "terrorífico".

Acompañado por un numeroso grupo de funcionarios, representantes de otros organismos y ciudadanos, Losada aseguró que "existe violencia de género" y, por lo tanto, es necesario "actuar para proteger a las mujeres". "No se puede dar ni un paso atrás", sentenció el delegado del Ejecutivo, que apeló a que la sociedad mantenga "una lucha constante frente al machismo".

En Pontevedra, la subdelegada del Gobierno, Maica Larriba, advirtió tras el homenaje que se ha registrado un "considerable" incremento de denuncias por violencia machista en la provincia al comienzo de marzo, matizando que es "un buen dato" porque apunta a que el mensaje de la denuncia "está llegando a las afectadas", quienes "no están solas".

La secretaria xeral de Igualdade, Susana López Abella, también animó desde Ourense a tomar esa decisión, aunque admitió que este paso "en ocasións é difícil de dar". De hecho, no constaban denuncias previas en los casos de María José, Estrella y Gloria. "Que saiban que temos recursos non só a través do 016, primeira porta de axuda, senón outros aos que poden acudir, como pode ser a atención psicolóxica, sen necesidade de que exista denuncia previa ou axudas económicas", recalcó.

Amigos y familiares despiden a María José Aboy Guimarey en un...