Un centenar de tractores defienden en Lalín las reivindicaciones del rural

Ganaderos y agricultores reclamaron "unos precios dignos" para sus productos y la
adaptación de la Política Agraria Común a la realidad de Galicia y la cornisa cantábrica
La tractorada recorrió las calles de Lalín después de una concentración en la explanada del centro comercial Deza. PATRI FIGUEIRAS
photo_camera La tractorada recorrió las calles de Lalín después de una concentración en la explanada del centro comercial Deza. PATRI FIGUEIRAS

En la provincia de Pontevedra las protestas del rural tuvieron su epicentro en Lalín. Los participantes acudieron para concentrarse en la explanada del complejo comercial Deza y luego recorrer con cerca de un centenar de tractores varias calles de la capital dezana.

La jornada discurrió con total normalidad y los representantes de las asociaciones convocantes recordaron durante la misma las reivindicaciones que trasladaron a las diferentes administraciones, aunque la batalla principal se desarrolla ante la Unión Europea.

El presidente de la Asociación Agraria de Galicia (Asaga), Francisco Bello, comentó que esta manifestación "es una herramienta para conseguir la tabla de reivindicaciones que hemos presentado a los diferentes organismos públicos para llegar a acuerdos. Se trata de llamar la atención sobre los problemas de Galicia. Y esperamos hasta ahora porque no queríamos que durante las elecciones se pudiera interpretar como una manipulación política".

El líder de Asaga señala que "los problemas, básicamente, son de dignidad de la profesión. Los burócratas legislan desde los despachos sin haber visto una vaca en su vida. Sus medidas no son aplicables a Galicia y la cornisa cantábrica. Son muchas causas, pero la columna vertebral es la cadena alimentaria. Pedimos precios que nos permitan vivir".

Las principales quejas tienen como destino Bruselas, concretamente por la Política Agraria Común (PAC): "Europa quería acabar con el hambre después de la guerra y se habilitaron las ayudas al campo. Los últimos años han puesto trabas para producir y controles climáticos y de pesticidas. Sin embargo, hacen acuerdos con países extracomunitarios sin los controles que nos exigen a nosotros y permiten la competencia desleal. La producción de alimentos está en riesgo en la Unión Europea", aseguró el representante agrario. 

Francisco Bello recuerda que "todos los años cierran un grupo importante de explotaciones, unos por jubilación y otros por desánimo. Es cierto que cada año se incorporan unos 250 jóvenes, pero el balance sigue siendo negativo. O tienes vocación y el ánimo alto o es imposible resistir trabajando 365 días al año en una labor tan dura".

Otro de los temas que está sobre la mesa es la fauna silvestre. El presidente de Asaga reconoce que tienen "una guerra abierta hace más de un año" con el Ministerio para la Transición Ecológica por la protección del lobo. "Se trata de que se alimente y campee a sus anchas, como el jabalí. Alguna explotación de ganado pierde entre 30 y 40 cabezas al año y no se cubre".

No obstante, Bello quiere dejar claro que "siempre hubo lobos y siempre hubo compatibilidad. No puede ser que ahora no se pueda hacer nada para mantener un equilibrio justo entre profesionales del campo y animales silvestres".

La intención es que continúen las protestas hasta lograr "el máximo posible de la tabla de reivindicaciones". El próximo día 26, en Madrid, habrá una nueva movilización del sector con la presencia de representantes de toda España, coincidiendo con la reunión que mantendrán en Bruselas ese mismo día los ministros de Agricultura y Pesca de la Unión Europea.

Comentarios