Miércoles. 19.06.2019 |
El tiempo
Miércoles. 19.06.2019
El tiempo

Cuando solo queda la fe

Xosé Fuentes Alende. ADP
Xosé Fuentes Alende. ADP

Xosé Fuentes Alende aborda este tema, su vigencia y su importancia como parte del patrimonio inmaterial de Galicia en el trabajo que recibirá el Premio Olimpio Arca Caldas 

CUNTIS. Xosé Fuentes Alende es el ganador de la primera edición del premio de investigación en humanidades y ciencias Olimpio Arca Caldas. Os exvotos na relixiosidade popular de Galicia es el título del trabajo galardonado. «É novidoso e pouco coñecido, a pesar de que o temos diante dos ollos en moitas romarías e santuarios», argumenta el autor. Su vigencia puede comprobarse en la celebración de San Bieito de Lérez, en la que los devotos pasan por debajo del altar, o en que se puja para llevar las andas en las procesiones, y miles de personas siguen frotando las imágenes con un paño, para hacerlo después en la parte del cuerpo enferma, argumenta. «Forma parte do noso patrimonio inmaterial e da nosa forma de ser», señala.

Son muy diversos los exvotos, que son los ofrecimientos realizados a una divinidad para pedirle un  favor,  que  son  de  obligado cumplimiento. Las figuras de cera son una muestra y su demanda propició la puesta en marcha de un sector comercial vinculado a ella. La velas deben tener la altura de la persona que realizó la promesa y también hay figuras que representan la parte del cuerpo afectada por la enfermedad motivo de la intercesión en demanda de la curación.

Los cuadros son otra manifestación de agradecimiento, cuya importancia estriba en que en su parte superior se representa la petición realizada, mientras que en la inferior figura una inscripción con el nombre de quien la hizo, su 
procedencia y enfermedad. «Son unha fonte de información, tanto gráfica como documental», expone Xosé Fuentes.
Procedentes de Brasil, y escasas en Galicia, son las figuras de madera. «En Galicia só coñezo un par de casos», precisa. Una en la capilla de San Amaro en Matamá (Vigo) y otra en Salvaterra de Miño, donde los devotos las llevan 
con ellos para dar un determinado número de vueltas al templo, a cambio de una limosna.

También hay figuras metálicas, habitualmente de plata, en diversos santuarios. La más importante se encuentra en la antigua colegiata de Cangas. Otro tipo de exvotos son los que ofrecen los marineros, cuya religiosidad subraya Xosé Fuentes.

CayuCos. Además de las figuras de cera y otros exvotos que pueden ofrecer, y resulta imposible cuantificar, las más características son la maquetas de barcos. «Atopámolas en case todos os santuarios da costa, pero tamén no interior, como na Catedral de Ourense, en Viana do Bolo e en Codeseda.

También en Amil, «onde atopei un número considerable». Este año se sumó una a la colección, puntualiza, y destaca que entre los modelos figura «unha reprodución dun caiuco senegalés».

También hay exvotos en especies. Además de animales, también son usados los huevos, como ofrenda a las divinidades, al igual que patatas, centeno o trigo, en un peso idéntico al de la persona que realizó la intercesión.

El trabajo se complementa con una labor de documentación, cuyo punto de partida es la prehistoria, y  se  detiene  en  Mesopotamia, Grecia y la Edad Media, para desembocar en las aras dedicadas a las ninfas romanas, halladas en el siglo XIX en Cuntis.

Cuando solo queda la fe
Comentarios