lunes. 10.08.2020 |
El tiempo
lunes. 10.08.2020
El tiempo

Cuntis ofrece arqueología, historia y naturaleza

Los castros y los miradores abundan en el concello, mientras las rutas de senderismo ganan peso. DP
Los castros y los miradores abundan en el concello, mientras las rutas de senderismo ganan peso. DP
Las aguas termales, sello de identidad de la villa desde la época romana, son el principal reclamo para los visitantes

Hay que remontarse a los siglos anteriores a nuestra era para comenzar a reconstruir la historia de Cuntis. Una visita a este concello permite disfrutar de hasta 14 recintos castrexos, dólmenes y petroglifos. El viaje por el tiempo es apasionante y continúa con la llegada de los romanos, que descubrieron las aguas termales y las pusieron en valor. Un sello de identidad cuntiense que se refrendó durante el reino Suevo y la Edad Media, permaneciendo hasta nuestros días.

Todo el mundo conoce las relajantes y sanadoras aguas cuntienses, utilizadas desde siempre por gente de toda clase y condición llegadas de diferentes puntos del planeta. Pero la villa termal tiene más encantos que ofrecer a sus visitantes, aunque su visibilidad se haya quedado en un segundo plano por el gran prestigio de las termas.

ALTERNATIVAS. El Concello de Cuntis cuenta con varios miradores donde se puede compaginar el paseo por la naturaleza, la visita a zonas con restos arqueológicos y, por supuesto, la contemplación de paisajes de todo tipo. Con un poco de suerte, se podrá avistar a alguno de los componentes de la fauna local, desde pequeños batracios, reptiles o aves, hasta mamíferos como zorros, jabalíes, tejones o incluso algún lobo.

Desde el Castro de Sebil tenemos unas vistas espectaculares de las rías de Pontevedra y Arousa, la geografía de Caldas y los promontorios de las Terras de Montes y Campo Lameiro. También podemos ver el mar de Arousa desde el Monte Xesteiras, además del valle local, el Pico Sacro, las Terras de Compostela y las que baña el río Lérez en su camino hacia la capital de la provincia.

El concello cuenta con 14 castros, petroglifos, dólmenes, miradores desde los que se alcanza a ver el mar y parques de ocio

En el mirador de Montesandeu disfrutamos del valle de Cuntis y varias fortificaciones castrexas. Ese valle puede ser contemplado desde el Castro de Arcos, al igual que el valle de Vea y las tierras de Tabeirós, en el municipio de A Estrada. Por último, en Couselo encontramos el paraje de las tres lagoiñas, junto al Monte Xesteiras, pudiendo avistar desde esa zona la desembocadura del río Ulla. Un lugar que en julio acoge la tradicional rapa das bestas de Couselo.

Una opción cercana al núcleo urbano, apenas un kilómetro, es el Castro de Castrolandín. Un museo al aire libre de un poblado fortificado de la edad del Hierro, rodeado de paisajes de gran belleza.

Para los que quieren pasar un jornada más relajada, el concello cuenta con varias zonas de Ocio, como la carballeira de Vilameán en Estacas o la carballeira 18 en Troáns. Ya en la propia villa encontramos zonas de paseo por los márgenes del río Gallo, el parque de Maráns, donde se levanta el monumento al Sagrado Corazón de Jesús, y la Huerta del Cura, en pleno centro junto a la iglesia parroquial.

La oferta se completa con rutas de senderismo, lo más demandado del momento, como el tramo cuntiense de la Vía Mariana, que nace Braga y va hasta Muxía, y fiestas gastronómicas como la del lacón con grelos o la de la exhaltación de la castaña.

Cuntis ofrece arqueología, historia y naturaleza
Comentarios