domingo. 18.04.2021 |
El tiempo
domingo. 18.04.2021
El tiempo

Eira da Xoana: custodia del territorio para luchar por la diversidad y la cultura

Elección de la Raíña Lupa, durante los festejos del Entroido. DP
Elección de la Raíña Lupa, durante los festejos del Entroido. DP
Se trata de una vivienda situada en el lugar de Ramil, en el municipio de Agolada

Además de movilizarse para hacer frente a una serie de iniciativas que consideraban perjudiciales para la naturaleza y el medio de vida de los vecinos de varios municipios de las provincias de Pontevedra, Lugo y A Coruña, aquellos que protagonizaron una serie de iniciativas para frenar la construcción de varios parques eólicos y embalses durante la década de los noventa del siglo pasado entendieron que también era necesario proponer alternativas pensando en el futuro.

La Asociación para a Defensa Ecolóxica de Galiza (Adega) tenía entonces un largo recorrido (más de veinte años de historia) y este colectivo se convirtió en el aglutinador de las inquietudes de un grupo de vecinos que estaban dispuestos a poner en marcha el proyecto. La idea barajada pasaba por la adquisición de una casa que contase con unos terrenos anexos, y fueron varias las alternativas, una de ellas estaba centrada en la comarca de O Caurel (Lugo).

Pero por entonces, estamos en los albores de este siglo, un grupo de ecologistas ya tenía avanzada esa idea. Sabían de una casa que en aquellos momento se encontraba deshabitada, que reunía las condiciones idóneas, era conocida por el nombre de A Eira da Xoana, y se encontraba en el lugar de Ramil (Agolada). Fue así como arrancaron las negoc                               iaciones.

En esta gestión jugó un papel determinante Marcial Barral, un vecino de este municipio que siendo un niño conoció a sus propietarios (Xosé y Xoana) y cuando llegó la hora de plantear la propuesta de compra contó con el respaldo de un sobrino de ambos, que los convenció para que aceptasen la oferta, explicándoles que era la mejor alternativa para que la vivienda se mantuviese en pie y evitar que acabase en el suelo, como está sucediendo con miles de ellas en el rural gallego.

Entonces se constituyó la Fundación Eira, de la que es vicepresidente Marcial Barral, y el siguiente paso fue la busca de fondos económicos para acometer su restauración. El trabajo llevado a cabo de una forma integral, porque solo se mantenían en pie las paredes exteriores e interiores, todas ellas de una gran calidad.

A partir de este sólido armazón, pusieron en marcha un plan de trabajo definido por dos exigencias: una, la bioconstrucción, utilizando materiales de bajo impacto ambiental o ecológico, reciclados, y que no provocaran toxicidad alguna para las personas ni el medio ambiente.

La otra era respetar al máximo la tipología, porque también se trataba de recuperar la memoria de la vivienda y de sus moradores. De manera que todas las estancias se mantienen tal como estaban diseñadas originalmente, aunque actualmente sus usos, como es obvio, son otros muy diferentes a los que le habían dado.

EXPECTACIÓN. Esta intervención provocó una lógica expectación en Agolada, que se convirtió en satisfacción cuando los vecinos acudieron a visitarla una vez concluidas las obras, comenta Marcial Barral, que está al frente de A Eira da Xoana, un proyecto de custodia del territorio, denominación con la que se conoce una fórmula aplicada por los grupos ecologistas para proteger el territorio, el paisaje y la biodiversidad, muy implantado en varios países de la Unión Europea, subraya, y que en Galicia tiene una réplica desde hace más de dos décadas.

Ferias, estudio de la naturaleza, memoria y encuentros interculturales


Dos veces al año, en primavera y en otoño, bajo los robles y los castaños que flanquean al carretera asientan sus puestos vendedores de productos ecológicos, procedentes de las cuatro provincias gallegas, desde hace doce años. Como es habitual, no falta la música ni los juegos populares.

Los sábados, A Eira da Xoana se convierte en el escenario de clase de canto, pandereta y baile, y en este enclave se celebran también actos relacionados con la memoria histórica y de homenaje a los cristianos que contribuyeron en la promoción de la cultura gallega.

En la programación habitual figura un encuentro intercultural al que acuden representaciones de países como Islandia, Escocia, Brasil o Inglaterra, también salidas micológicas en un paraje especialmente rico en este apartado, y es el lugar de reunión de un grupo que se dedica al estudio de los animales salvajes y donde celebran los solsticios de invierno y verano.

Un monte en el que crecen especies caducifolias
Como era habitual en las viviendas del rural, A Eira da Xoana dispone de un espacio en su parte trasera destinado al trabajo, además de media hectárea de monte. Hoy la superficie se duplicó al haber adquirido la Fundación Eira otros 5.000 metros cuadrados de terreno. Paralelamente, varias personas implicadas en el proyecto se hicieron con pequeñas parcelas, y a estas se suma la presencia de franjas de reducida superficie que el abandono del rural hace que también se encarguen de su cuidado, con una máxima: la plantación de especies caducifolias y la erradicación de los eucaliptos. Otra de sus iniciativas fue la recuperación del Camiño Real que discurre por las proximidades.

Eira da Xoana: custodia del territorio para luchar por la...
Comentarios
ç