martes. 27.10.2020 |
El tiempo
martes. 27.10.2020
El tiempo

Lalín comienza a restringir el agua de la traída municipal, mermada por la sequía

Avelino Souto (segundo por la izquierda), junto a un técnico municipal y personal de Espina y Delfín. B. PAZ
Avelino Souto (segundo por la izquierda), junto a un técnico municipal y personal de Espina y Delfín. B. PAZ
El Concello deja de regar los jardines y estudia nuevas captaciones. Insta a los vecinos a hacer un consumo responsable en sus hogares

El verano no ha sido especialmente caluroso, pero tampoco ha llovido lo suficiente como para garantizar un suministro de agua pleno sin necesidad de preocuparse por controlar los niveles de las captaciones. Al menos así ha sido en Lalín, donde el caudal del río Asneiro, que suministra la traída municipal, está al límite. Así es que el Concello ha decidido comenzar a restringir el consumo "ante o risco de quedar sen abastecemento", según explicó ayer el edil de Medio Ambiente, Avelino Souto, acompañado de un técnico de su departamento y de responsables de Espina y Delfín, la empresa gestora del servicio.

En vista del "descenso importante do nivel da auga do río", el Gobierno local ha decidido tomar medidas. "Nas zonas de captación municipal", es decir, en las parroquias de Catasós y Botos, "a pouco que traballen as bombas que suben a auga ó depósito, o río deixa de manter o caudal ecolóxico e queda practicamente seco, polo que é necesario parar o bombeo", precisa el concejal. Ante esta situación, la primera decisión adoptada fue suspender el riego en las zonas verdes y jardines municipales, así como la limpieza de las calles utilizando auga.

A nivel particular, el Gobierno local pide la colaboración vecinal en gestos como no utilizar el suministro de la traída para regar sus jardines. También solicita que eviten en la medida de lo posible los baldeos y recomienda métodos de ahorro como poner a funcionar las lavadoras y los lavavajillas siempre con la carga completa, lavar los coches solo cuando sea necesario y hacerlo con las máquinas y no con el chorro de la manguera corriendo. "Hai que facer restriccións, xa que a auga é un recurso valioso, pero escaso, que debemos protexer tentre todos", insiste Souto.

"Ante o risco a quedar sen auga, pido un pouco de conciencia. Chamo á cidadanía a que todos colaboremos na medida das nosas pobilidades", reitera el edil.

MÁS LEVE QUE EN 2017

El consumo habitual en la traída de Lalín, que da cobertura al casco urbano y al rural, es de alrededor de 4.000 metros cúbicos al día. Con las restricciones llevadas a cabo hace dos años, se llegó a rebajar a unos 3.800, según datos de Celestino Fornos, el técnico de Espiña y Delfín. En 2017, la alerta en Lalín por falta de agua saltó en agosto. Ahora lo hace un mes más tarde y "aínda que a situación non é tan grave coma hai dous anos", dice, por precaución, es necesario reducir el consumo. "Daquela a auga baixaba medio metro da presa de Catasós. Agora, no día, recupera", precisa el encargado de la concesionaria en la zona.

Entretanto, la empresa se afanará en localizar posibles fugas para repararlas y el Concello baraja alternativas de cara a que no se repita la misma situación en años sucesivos. Realizar una nueva captación es una de las posibilidades, una opción sobre la que el alcalde ya ha hablado con técnicos de la Xunta de Galicia. "A partir de agora temos que facer unha análise profunda da situación. Hai que buscar unha solución. Un novo bombeo sería unha alternativa", precisa el concejal.

Realizar la captación en Vilatuxe o hacerlo en el río Deza son dos de las posibilidades.

Pleno urgente para financiar varios proyectos
La Corporación municipal celebrará el próximo lunes un pleno extraordinario y urgente para dotar de crédito a varios proyectos de la estrategia Dusi y otros amparados por ayudas del Inega.

En este último caso, se dará luz verde a fondos para dotar de nuevas calderas y sistemas radiantes a los locales sociales de Donramiro y Vilatuxe. La intervención en Donramiro está presupuestada en 41.562 euros, de los que 20.111 serán aportados por el Inega. En Vilatuxe, el coste será de 32.632 euros (7.260 por parte del Instituto). Con respecto a la Dusi, es necesario crear una retención de crédito de 42.235 euros.

Lalín comienza a restringir el agua de la traída municipal, mermada...
Comentarios