El pan en su faceta más artesanal conquista el Auditorio de Lalín

La Festa do Pan de Aproinppa reunió este martes a profesionales y vecinos. La defensa de la IXP Pan Galego fue uno de los temas centrales

Una de los 'showcooking' que se celebraron este martes en la Festa do Pan, en Lalín. PATRICIA FIGUEIRAS
photo_camera Uno de los 'showcooking' que se celebraron este martes en la Festa do Pan, en Lalín. PATRICIA FIGUEIRAS

El Auditorio municipal de Lalín se convirtió este martes en el epicentro del arte de la panadería. La Festa do Pan de la Asociación Provincial de Panadeiros e Pasteleiros (Aproinppa), con la que cada año esta entidad conmemora a su patrón, San Honorato, reunió el pasado martes a diferentes profesionales del sector y a decenas de asistentes en lo que fue un evento que se recordará por marcar la historia de este colectivo provincial al tratarse de la primera edición abierta al público.

El evento comenzó madrugador, a las 10.00 horas, con la celebración de ponencias en las que se habló sobre la actualidad del sector. Los conferenciantes expusieron el proceso de elaboración del pan, pero también hicieron referencia a las líneas de ayudas a las que se puede optar para financiar un negocio panadero o pastelero.

Otro de los grandes pilares de la jornada fue dar a conocer la puesta la Indicación Xeográfica Protexida (IXP) Pan Galego. El director de la Axencia Galega da Calidade, José Luis Cabarcos, participó en la mesa redonda junto al presidente del Consello Regulador de la IXP, Marcial Grela, y el agrónomo Fernando Almeida. Así, Cabarcos apostó por la recuperación de las variedades de trigo autóctono y puso en valor el pan gallego como sello de calidad.

La parte más visual llegó con la celebración de tres demostraciones culinarias que contaron con la participación de los chefs Álex Iglesias y Patricia Galego, así como del alumnado y profesorado de A Cancela. Estas actividades finalizaron con una degustación de diferentes tipos de pan de la zona, quesos y embutidos locales.

Los profesionales panaderos y pasteleros finalizaron la conmemoración a su patrón con una comida, cuyo plato protagonista no pudo ser otro que un cocido típico de Lalín.

Comentarios