viernes. 10.07.2020 |
El tiempo
viernes. 10.07.2020
El tiempo

El pan de Rodeiro que hechizó a tres generaciones de la Casa Real

Ana María Ledo, junto al horno de leña. PATRI FIGUEIRAS
Ana María Ledo, junto al horno de leña. PATRI FIGUEIRAS
El rey emérito Juan Carlos decidió, hace unos 15 años, que sus comidas se acompañarían con barras artesanas de la Panadería Jesús. Felipe VI y sus hijas continúan con esta costumbre

"Dame una barra de esas que comen los reyes". Este es el pan de cada día, y nunca mejor dicho, de Ana María Ledo, propietaria de la Panadería Jesús de Rodeiro, uno de los pocos negocios en Galicia que todavía conserva la magia y la exquisitez de antaño al elaborar cada pieza en dos hornos de leña. Y es que sus barras de pan, tartas de almendra, roscones y empanadas, elaboradas con horas de trabajo, ingredientes de calidad y mucho mimo, llevan viajando desde hace unos 15 años desde la Praza de Oseira de Rodeiro hasta el Palacio Real.

Ana María cuenta que hace unos 15 años el "encargado de las compras" de la Zarzuela llamó a la panadería y"nos preguntó si queríamos vender el pan al Palacio Real". "Creíamos que era una broma", dice, pero al poco rato se percataron de que su interlocutor era quién decía ser y que quería conocer el proceso de elaboración de sus productos. Y es que el rey emérito Juan Carlos I "no sabemos cómo" probó el pan rodeirense y sucumbió a sus encantos. "Nosotros enviamos barras a Madrid desde hace muchos años para fiestas y reuniones, y creemos que sería en una de ellas donde las probaría", señala.

Pero ya con Felipe VI ocupando el trono que por aquel entonces ostentaba su padre, los envíos de paquetes cargados con siete u ocho barras a la semana hacia la Zarzuela y hacia el Palacio de Marivent, en Mallorca, durante las vacaciones, no cesaron. Y es que don Felipe y doña Leticia no han dudado en continuar con la tradición familiar y sientan a Rodeiro en su mesa cada día, junto a sus hijas Sofía y Leonor.

Cada una de las barras artesanas escogidas por sus majestades, que son la seña de identidad de la Panadería Jesús, pesan más de un kilo y su precio ronda los tres euros (2,15 euros el kilo).

Al pedido semanal de las barras de pan, Zarzuela suma en ocasiones empanada, "de panceta y chorizo, sobre todo, aunque también piden de carne o atún" y tarta de almendras.

Pero el pan de Ana María Ledo no solo conquistó el paladar de la familia real. Así, la panadera asegura que personalidades como el exministro José Bono Martínez se han dejado embrujar por el sabor de sus productos, así como periodistas o escritores como Fernando Ónega o miembros del anterior Gobierno español popular, aunque la rodeirense prefiere dejar su identidad en el anonimato.

Harina de trigo, levadura, sal, agua y cocción con leña de roble en un horno de 50 años son los ingredientes de su pan. La receta es heredada de una antigua panadera de la localidad ourensana de Cea que trabajó con ellos. Así, fueron Ana María y su marido, Jesús Moreiras (ahora jubilado) quienes, asumiendo el negocio familiar (en el año 81) que habían fundado el padre y la madre de ella, le pidieron a la señora Carmen que les enseñase.

La producción artesanal hace que su pan se conserve durante días. Ana María explica que la barra "se envuelve en un paño de tela" para que se mantenga fresca, y que incluso "hay gente que lo guarda en la nevera, pero no hace falta", dice. La primera hornada lleva entre siete y ocho horas, y ya las siguientes son más rápidas, aunque "la cocción lleva dos horas y el amasado es largo", subraya.

Así, día tras día los hornos de leña de la Panadería Jesús no dejan de hornear las barras que han conquistado a los paladares más exigentes y que, además de a Madrid y distintas partes de España, llegan a varias zonas de la geografía gallega. "Vamos a Ourense, O Carballiño, Chantada, Lugo... Todos los días salen dos furgonetas a repartir el pan por la comarca y otra hacia la zona de Ourense y Lugo", cuenta Ana María. Y es que aunque el negocio ya tenía tirón, desde que salieron a la luz los nombres de algunos de sus clientes "hay más pedidos, de gente de toda España".

El hijo de Ana María continuará con el negocio familiar, "o eso creemos", por lo que las generaciones venideras de la Familia Real podrán seguir deleitándose con el pan artesanal de la Panadería Jesús.

x

El pan de Rodeiro que hechizó a tres generaciones de la Casa Real
Comentarios