Piden dos años de cárcel a un quiromasajista acusado de abusar de una peregrina en Caldas

Los testigos del hostal de Padrón han asegurado que la mujer llegó temblando y llorando y que había rumores previos de hechos similares perpetrados por el hombre
Un masajista atiende a una paciente. PISABAY (@tomasdelgado)
photo_camera Un masajista atiende a una paciente. PISABAY (@tomasdelgado)

La Fiscalía pide dos años de cárcel para un quiromasajista de Caldas de Reis que está acusado de abusar sexualmente de una peregrina de origen hondureño que hacía el Camino Portugués a Santiago.

En el juicio, que se ha celebrado este martes en el juzgado de lo penal número 1 de Pontevedra, el acusado ha negado los hechos y ha reiterado que es "inocente" y que se siente "totalmente indefenso" ante la denuncia de esta mujer.

A este respecto, ha tratado de desacreditar a la denunciante, en la que aprecia una "gran capacidad teatral" para, según su relato, "fingir y ponerse en esa situación pareciendo creíble".

La peregrina, sin embargo, ha ratificado su versión ante el juez, asegurando que solicitó los servicios de este profesional para aliviar las molestias que sentía en las piernas y la espalda.

Cuando acudió a su clínica y empezó a tratarla, ha explicado la mujer, él le metió el dedo pulgar en la boca esgrimiendo unos supuestos problemas en la mandíbula y empezó a tocarle los pechos y, posteriormente, por debajo del calzón.

"Me dijo que tenía unos pechos muy bonitos", ha afirmado la víctima, que ha confesado que estaba muy nerviosa porque "tenía temor a que pasara algo más".

Denunció los hechos al día siguiente, por consejo de otras peregrinas a las que relató los presuntos abusos, tras cruzarse con una patrulla de la Guardia Civil que participaba en un dispositivo de localización de otra persona por otra denuncia de agresión sexual.

Los testigos, entre ellos los propietarios del hostal de Padrón (A Coruña) en donde se alojó tras los hechos, han corroborado que llegó "temblando y llorando" y han sostenido que "ya había rumores" de este quiromasajista "tenía la mano muy larga".

La abogada de la acusación particular ha elevado a cuatro años su petición de condena al entender, al igual que la Fiscalía, que la declaración de la mujer es "creíble y verosímil" y que su denuncia está "plenamente acreditada" con un testimonio "coherente y sin contradicciones".

La defensa, por su parte, pide la libre absolución de su cliente, al entender que el testimonio de la mujer tiene "contradicciones importantes".