La plantación de trigo Caaveiro de Panadería Acuña sigue creciendo

Un año después de iniciar este proyecto, la parcela donde se siembra el cereal, situada en el municipio de Lalín, cuenta ya con una extensión de cuatro hectáreas
Aspecto que presenta la extensión de terreno en la que se encuentra la plantación impulsada por Panadería Acuña. CEDIDAS
photo_camera Aspecto que presenta la extensión de terreno en la que se encuentra la plantación impulsada por Panadería Acuña. CEDIDAS

A principios del año 2023 Panadería Acuña asumía el reto de activar un proyecto totalmente revolucionario. El epicentro de esta actuación se ubica en el corazón de la comarca de O Deza, concretamente en el municipio de Lalín. Fieles a la filosofía de retornar a los orígenes, Andrés y Jacobo Acuña, responsables de la empresa pontevedresa, ponían en marcha una plantación ezxperimental de trigo autóctono de Galicia. Concretamente, de la variedad Caaveiro. En aquel momento, los dirigentes de Panadería Acuña eran plenamente conscientes de lo arriesgado de su apuesta, al tratarse de una fórmula pionera, ya que en esa zona nunca nadie había plantado esta tipología de cereal.

Con el paso de los meses, la propuesta fue consolidándose como un acierto. Medio año después de la primera siempra, en pleno mes de agosto, la cosecha inicial se cerraba con un muy buen sabor de boca, con un rendimiento de 7.300 kilos, una media de 2,5 toneladas por hectárea.

Aspecto que presenta la extensión de terreno en la que se encuentra la plantación impulsada por Panadería Acuña. CEDIDAS

Estas cifras tan positivas venían a confirmar la viabilidad de estos terrenos y de la iniciativa de Acuña de recuperar el auténtico trigo de Caaveiro. El grano se muele a apenas 20 kilómetros de distancia, en la localidad de Melide, lo que también cumple con el compromiso de la empresa en lo que al producto de proximidad y las harinas kilómetro cero se refiere. Estas buenas sensaciones y primeros resultados han servido para que la entidad apunte a emprender una ampliación del terreno cultivable. De la mano de Miguel Pampín, el productor local, en este año se suma una hectárea a mayores a la parcela ya operativa de cultivo. De esta manera, la producción efectiva pasará a ser de cuatro hectáreas de trigo Caaveiro 100% autóctono gallego. Basándose en las cifras de la primera cosecha, para este 2024 se espera alcanzar un rendimiento de 10.000 kilos de cereal.

El respeto casi reverencial por los orígenes que muestra Panadería Acuña aparece perfectamente reflejado en todas las fases correspondientes al proceso del cultivo. Así, por ejemplo, previa a la siembra del grano de este mes de febrero se procedió a enriquecer el terreno con abono verde. Esto quiere decir que se utilizaron plantas para nutrir la tierra, al tiempo que se asegura la sostenibilidad del cultivo, así como su gran calidad.

Aspecto que presenta la extensión de terreno en la que se encuentra la plantación impulsada por Panadería Acuña. CEDIDAS

Callobre en Vilaboa

Al mismo tiempo que continúan trabajando con la plantación de trigo Caaveiro en tierras lalinenses, los integrantes de la cuarta generación de Panadería Acuña también mantienen operativo y a pleno rendimiento el que en su día fue el primer proyecto de recuperación de variedades autóctonas de este cereal.

Así, en la finca familiar de A Ramalleira, en la parroquia vilaboesa de Bértola, se mantiene la plantación de la variedad Callobre. Cabe recordar que este proyecto se inició hace cuatro años, para apostar por trigo 100% gallego. Está previsto que de forma inminente se empiece a labrar el terreno, que cuenta con una extensión de unos 5.000 metros cuadrados. Así, se mantiene el compromiso de utilizar trigos autóctonos y los productos artesanos de proximidad.

Al mismo tiempo Panadería Acuña continúa trabajando con trigo callobre, que produce en Bértola

Gracias a iniciativas como estas, Panadería Acuña, fundada a mediados del siglo XX por Rogelio Acuña (bisabuelo de los actuales responsables) está considerada como un referente en cuanto a calidad y tradición de un sector tan exigente. Atrás quedan las dudas iniciales, especialmente cuando se inició a trabajar el Caaveiro en Lalín.

Kilómetro cero

El grano de cercanía y el producto kilómetro cero continúan siendo dos de las piedras angulares de un proyecto que todavía tiene mucho recorrido por delante. "El trigo Caaveiro es una harina dorada. Tiene un sabor muy potente a cereal, muy diferenciado. Es una miga un poco más húmeda, más apretada, cuando lo rebanas vas a notar que es una miga más dorada", explica Andrés Acuña.

De esta manera, Panadería Acuña también quiere cubrir parte del déficit que han detectado sus responsables en muchos lugares de Galicia, en los que se ha ido perdiendo la tradición de la producción del pan. Así también se da repuesta a una demanda latente, en la que cada vez más consumidores muestran su interés por obtener productos de nuestra tierra.

En el caso de la plantación en la que se está trabajando en Lalín, se da la circunstancia de que se trata de un espacio que, en el momento en el que fue adquirido por los responsables de Panadería Acuña, estaba prácticamente abonado. Así pues, además de producir este cereal autóctono, la iniciativa también ha servido para recuperar la actividad en un entorno envidiable.