Desde Varsovia a Caldas de Reis: 18 personas y 3.000 km de solidaridad

Cuatro familias de refugiados ucranianos fueron recibidos de madrugada en el municipio
El alcalde de Caldas y la cuntiense Mónica Gándara recibieron en Santiago a los refugiados. LUIS POLO (AGN)
photo_camera El alcalde de Caldas y la cuntiense Mónica Gándara recibieron en Santiago a los refugiados. LUIS POLO (AGN)

Salieron de Varsovia (Polonia) el pasado jueves por la noche y este sábado, rozando las 22.00 horas, llegaban a Santiago de Compostela, donde les recibió una delegación de Caldas en representación de las familias de acogida que les esperaban con los brazos abiertos para trasladarles a sus domicilios, repartidos por toda la provincia de Pontevedra. En total 18 personas, abuelas, padres, madres, hijos, hijas, nietos y nietas, procedentes en su mayoría de la capital ucraniana de Kiev, que lograron llegar a Varsovia donde, a través de un representante político local, pudieron salir de la ciudad a bordo de las tres furgonetas desplazadas mediante la iniciativa solidaria puesta en marcha por la cuntiense Mónica Gándara, con la colaboración de seis voluntarios abulenses que se prestaron a recorrer el camino de ida y vuelta que separa Caldas y Varsovia.

Los voluntarios desplazados durante los viajes. DP
Los voluntarios desplazados durante los viajes. DP

Aunque, para los voluntarios, los casi 3.000 km fueron por partida doble. Salieron con medicación y comida con destino Varsovia, donde fueron recibidos por el mismo representante político que facilitó el contacto con las familias. Tras la descarga, hicieron noche en la ciudad para recibir al día siguiente a los 18 refugiados de cuatro unidades familiares que se encontraban en un refugio, y con los que emprendieron el camino de vuelta. "Houbo momentos de tensión nalgunhas fronteiras. Este venres, pasando por Alemaña, tiveron mal acollemento", explicó Gándara, quien coordinó en todo momento la travesía desde Caldas de Reis. Hicieron noche este viernes a la altura de Francia y el sábado por la mañana emprendían el camino restante, cruzando la frontera española a primera hora de la tarde.

Llegada de los refugiados ucranianos a Compostela, este sábado. LUIS POLO (AGN)
Llegada de los refugiados ucranianos a Compostela, este sábado. LUIS POLO (AGN)

A su llegada a Galicia, los recibió una delegación encabezada por la propia Gándara, un representante de la Guardia Civil, una traductora y el alcalde de Caldas, Juan Manuel Rey, que les dieron la bienvenida y regalos a los niños, para trasladarse posteriormente al Auditorio de Caldas, donde se les proporcionó comida y bebida, en un recibimiento con representantes de Portas, Cuntis y Moraña.

Gándara abraza a uno de los pequeños recién llegados. LUIS POLO (AGN)
Gándara abraza a uno de los pequeños recién llegados. LUIS POLO (AGN)

EN LA PROVINCIA. Las cuatro familias pasarán los próximos días en Caldas de Reis, Vilagarcía, Meis y Vigo con sus familias de acogida. Próximamente, algunas de ellas tendrán la posibilidad de trasladarse a dos casas en Caldas y Cuntis que están pendientes de ser acondicionadas para proporcionarles una estancia más cómoda.

Cabe destacar que una de las familias llegadas de Varsovia consta de un total de nueve miembros, formada por una abuela, con un hijo, dos hijas y cinco nietos. Para posibilitar la acogida, y teniendo en cuenta sus indicaciones y preferencias, esta familia se ha distribuido en tres casas de acogida en Caldas y Vilagarcía. Otra unidad familiar compuesta por una madre, un padre y su hija será acogida en Meis. En Caldas se quedará también una joven que viajaba con su abuela, mientras que Vigo será el destino de otra joven, junto con su madre y sus dos abuelas. Además de varias mujeres de edad avanzada, el grupo de personas llegadas de Varsovia comprende varios jóvenes, niños y niñas de edades que abarcan desde los seis meses hasta los 17 años.

La iniciativa solidaria encabezada por Mónica Gándara, con el apoyo del ayuntamiento de Caldas y de los ayuntamientos vecinos, así como del equipo de psicología del CIM, Guardia Civil y varios traductores, continuará prestando ayuda en lo sucesivo a estas familias. "Faremos un seguemento para estar pendentes de calquera cousa que poidan precisar. O seguinte paso será arranxar o tema dos papeis, polo que xa estivemos en contacto con Estranxeiría e Inmigración, e nese trámite tamén lles imos axudar todo o que esté na nosa man. Veñen de vivir unha situación moi dura e agora precisan un espazo para gañar confianza", manifestó Gándara.

Asociación
Nace Galiaxuda Caldas de Reis
La iniciativa solidaria de Mónica Gándara no es un hecho aislado. Producto de la labor social que ya venía desarrollando la cuntiense, y que cobró ahora mayor impulso, esta red solidaria se ha constituido ya en asociación bajo el nombre de Galiaxuda Caldas de Reis, con el objetivo de continuar su labor de ayuda humanitaria para los refugiados y refugiadas ucranianas y también "para calquera persoa, de Galicia ou non, que a precise". Esperan contar próximamente con un local facilitado por el ayuntamiento de Caldas.