Absuelto el exalcalde de Campo Lameiro de falsedad documental y delito urbanístico

La sentencia no considera acreditado que tanto el exregidor como la secretaria municipal y un ingeniero tuvieran intención de invadir una zona verde al cambiar de orientación la depuradora de A Facha de Campo
Julio Sayáns. DAVID FREIRE
photo_camera Julio Sayáns. DAVID FREIRE

La Audiencia de Pontevedra ha absuelto al exalcalde de Campo Lameiro Julio Sayáns, para el que la Fiscalía pedía siete años de cárcel por delitos de falsedad documental y contra la disciplina urbanística, por irregularidades en las obras de instalación de una depuradora.

El fiscal entendía que la depuradora construida para dar servicio al polígono industrial de A Facha de Campo, ejecutadas entre los años 2013 y 2015, ocupó una zona de terrenos que figuraban como zona verde y también unos terrenos que pertenecían a una constructora.

Además de Sayáns, regidor de este municipio durante 36 años, entre 1983 y 2019, primero como independiente y desde 1991 en las filas del PP, el tribunal ha absuelto a los otros dos acusados, la secretaria municipal y el ingeniero que realizó el proyecto y dirigió la obra.

Las magistradas de la sección cuarta de la Audiencia de Pontevedra sostienen que "no ha quedado acreditado" que los acusados actuaran "con intencionalidad o conocimiento" al cambiar la orientación de la depuradora e invadir terrenos que no eran públicos.

La obra fue modificada durante la ejecución porque dos de los módulos previstos de la nueva depuradora tenían problemas de conexión con la red de saneamiento.

El hecho de que la nueva depuradora se ejecutase en el mismo lugar en el que se había construido la antigua, en el año 2007, "refuerza la verosimilitud", según el tribunal, de que nadie pensó que la nueva obra pudiese plantear problemas de orden urbanístico.

"Ningún problema se había derivado de la anterior en los años que llevaba construida", añade la sentencia.

La sentencia no es firme y se puede recurrir ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG).

"MOI ALIVIADO". Nada más conocer el fallo de la Audiencia, Julio Sayáns reconocía sentirse "totalmente aliviado, porque o mal que o pasei eu non o sabe ninguén".

Reconoció que, en cierto modo, se aguardaba una resolución en la línea de la dictada, "pero ata que non cho confirman e se dicta a sentencia, non te quedas tranquilo de todo".

Y basaba su convencimiento, ya desde el momento en que terminó el juicio celebrado a mediados de julio, en que en ningún momento fue consciente de estar cometiendo irregularidad alguna, sino que "eu o único que pretendía era o beneficio do pobo".

El exregidor de Campo Lameiro admite, no obstante, que en la gestión pública se pueden producir altibajos e incluso cometer errores. Pero que, en todo caso, "o ámbito onde se teñen que resolver as cousas é na vía administrativa, nunca na penal, e non  tratarme coma se fose un delincuente".

A este respecto, admite estar especialmente dolido con la argumentación y los ataques del Ministerio Público, primero, y con el trato recibido por algunos medios de comunicación, después. "Portáronse moi mal conmigo e sentinme fatal", agrega.

Comentarios