jueves. 13.05.2021 |
El tiempo
jueves. 13.05.2021
El tiempo

Adif se refuerza para la llegada del Ave recuperando su proyecto de Bértola

Subestacion
Subestacion de Bértola. JAVI CERVERA-MERCADILLO

El Administrador señala que cualquier avería en una de las subestaciones provocaría una caída del sistema que podría llegar a paralizar hasta seis de los ocho trenes que podrían estar operando simultáneamente

El Administrador de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) acaba de anunciar la resurrección de uno de sus proyectos más polémicos para la implementación de la Alta Velocidad en el Eje Atlántico: la subestación eléctrica de Bértola y la estación de Media Tensión de la que se alimentaría (a cargo de la empresa Red Eléctrica Española).

Fuentes de la Administración afirmaron que "se estudiaron todas las otras opciones"

La publicación en el BOPPO del anuncio de información pública del proyecto llevó a Adif a explicar ayer todos los detalles de las necesidades de energía de la línea y el proceso seguido en los últimos meses, en los que fuentes de la Administración afirmaron que "se estudiaron todas las otras opciones" antes de volver a apostar por la propuesta que había sobre la mesa, y que había quedado en ‘stand by’ ante la oposición vecinal y del Concello de Vilaboa, que acabó en los tribunales y sigue pendiente de la resolución de un recurso de casación. 

"La subestación eléctrica de Bértola permitirá tener un mayor número de trenes en vía (aumentar las frecuencias) garantizando la regularidad del servicio y el suministro, y posibilitará, desde el punto de vista energético, la reducción de tiempos del viaje"


En actualidad, informan las mismas fuentes, los dos proyectos "disponen de todos los permisos e informes en orden y estos no han caducado" a pesar de que el proyecto se ha mantenido dormido más de dos años.

¿Y cuál es la causa de la vuelta al escenario de este plan? Adif reconoce que con esta obra pretende reforzar el servicio y aumentar su calidad ante un previsible incremento de demanda derivado de la llegada de la Alta Velocidad, que se prevé que pueda estar en marcha en el último trimestre de 2019.

Se han estudiado otras ubicaciones o incluso un refuerzo del sistema, pero se han descartado todas por considerar que esta es la menos mala. Incluso el desplazamiento de la polémica subestación parece más nocivo, al necesitar más kilómetros de líneas aéreas y generar mayor afección. En la actualidad, aclaran, el Eje Atlántico funciona alimentado únicamente por dos estaciones, en Meirama y Osebe, ambas en la provincia de A Coruña, mientras que Pontevedra, a pesar de albergar cuatro estaciones (Vilagarcía, Pontevedra, Redondela y Vigo-Urzáiz), no dispone de ningún punto de abastecimiento. De hecho, el realizado en Bértola se desmanteló ante la oposición vecinal y se reimplantó en Osebe. En la localidad vilaboesa se quedó el recinto habilitado, pero sin el equipamiento, y solo sería necesario instalarlo y conectarlo a la planta de REE. Esta instalación, por cierto, se presenta en las mismas condiciones que hace dos años, con un formato compacto, en cápsula y con un apantallamiento vegetal para evitar el impacto visual, por su proximidad con el Camiño Xacobeo.

Adif indica que la situación actual permite mantener una capacidad de operaciones de cuatro trenes por sentido (de modo simultáneo) entre Santiago y Vigo (un tramo de 94 kilómetros). Pero este sistema presenta deficiencias y cualquier avería en una de las subestaciones provocaría una caída del sistema que podría llegar a paralizar hasta seis de los ocho trenes que podrían estar operando. Es decir, sólo habría abastecimiento garantizado para un tren por cada sentido. La solución pasa por tener una subestación cada 70 kilómetros, que es la ratio que manejan los técnicos que diseñaron el sistema.

Adif destaca la reciente reactivación de "todas las obras del corredor Madrid-Galicia", que permitirá contar, si se cumplen los plazos, con la Alta Velocidad en el plazo de algo más de un año y medio. Esta llegada del servicio hace prever que la demanda de usuarios aumente, y también la de frecuencias. De hecho, el organismo reconoce que "la subestación eléctrica de Bértola permitirá tener un mayor número de trenes en vía (aumentar las frecuencias) garantizando la regularidad del servicio y el suministro, y posibilitará, desde el punto de vista energético, la reducción de tiempos del viaje".

OPORTO. La noticia, que sentó como un jarro de agua fría en Vilaboa, en donde ya están planificando medidas de oposición, coincide con los primeros anuncios de interés de un operador privado (Arriva) por ofrecer un servicio A Coruña-Oporto en dos horas y media. Aunque se ha hablado de las necesidades de electricidad para este proyecto, Adif destaca que sería posible ofrecer el servicio siempre que no se sobrepasase la capacidad máxima de la línea.
 

Adif se refuerza para la llegada del Ave recuperando su proyecto de...
Comentarios
ç