Adiós a Inés Vidal Lois, alma incombustible de Casa Inés en Carballedo

Convecinos y fieles al establecimiento se despidieron el lunes de ella
Inés Vidal Lois.DP
photo_camera Inés Vidal Lois. JAVIER CERVERA-MERCADILLO

Al frente de sus fogones y con un cocido monumental en pleno proceso de preparación. Así quiso ser fotografiada Inés Vidal Lois en el restaurante que lleva su nombre, Casa Inés, en Carballedo (Cerdedo-Cotobade), en el año 2011. Por aquel entonces, el periódico contactó con ella para conocer el secreto de su envejecimiento activo y ella, telefónicamente, explicó los trucos para que, a los 86 años de entonces, las jornadas se le hiciesen amenas, hablando con los clientes del restaurante, que ya entonces llevaba su hija, y también colaborando en lo necesario: hacer los postres, o echar una mano con su famoso estofado de jabalí.

Inés Vidal falleció el pasado lunes a los 96 años en Carballedo y el martes fue despedida por sus convecinos y algunos de los más fieles seguidores de su establecimiento. La cocinera se llegó a convertir en un símbolo de la tradición gastronómica en Cotobade, por el mimo con que preservó recetas como la del cocido, la del estofado de jabalí o la de las filloas.

En 2015 fue galardonada por los Premios de Gastronomía de Galicia de la Festa do Cocido de Lalín, precisamente por haber dedicado su vida a la gastronomía tradicional. No en vano, Inés consagró al restaurante sus mejores años. Ella sola llevó su establecimiento en exclusiva desde los 55 años hasta más allá de la edad de jubilación. En los 80 perdió a sus padres y marido y quedó con tres hijas y la casa de comidas como único medio de vida. Aún siendo octogenaria años, reconocía que cuando había extras, prestaba su experiencia y paladar para que el jabalí, el cocido, la fabada, el bacalao con ajada y las otras especialidades de su carta quedasen «como souberon toda a vida».

El Concello recordó ayer ese premio entrañable y manifestó el pésame a la familia. "Coñezo case todo Cotobade, todas as casas, menos Tenorio, onde tiven menos clientes, pero pásoo moi ben coa familia e coa xente que nos veu toda a vida", explicaba Inés en 2011, por vía telefónica para señalar que, para ella, su mejor reconocimiento era, precisamente, el de sus clientes.

Comentarios