Miércoles. 22.05.2019 |
El tiempo
Miércoles. 22.05.2019
El tiempo

Amores que no saben de erosión

Amigos, familiares y allegados arroparon el domingo a la docena de parejas protagonistas de un homenaje que contó con momentos muy emotivos. GONZALO GARCÍA
Amigos, familiares y allegados arroparon el domingo a la docena de parejas protagonistas de un homenaje que contó con momentos muy emotivos. GONZALO GARCÍA

El Concello de Poio rindió el domingo homenaje en el Centro Social de la Casa Rosada a doce matrimonios del municipio que este año celebran sus bodas de oro casados

POIO. Con un Centro Social engalanado para la ocasión, el Concello de Poio volvió el domingo a rendir homenaje a aquellos matrimonios para los que el paso del tiempo no supone un desgaste en su amor. Un año más, la Concellería de Benestar Social e Igualdade reconoció a las parejas del municipio que en 2019 celebran 50 años desde su "sí, quiero". En esta ocasión, fueron doce los matrimonios que asistieron al acto, acompañados de sus respectivos familiares, allegados y amigos. Los encargados de hacer entrega a los protagonistas de un diploma acreditativo y un detalle floral fueron el alcalde, Luciano Sobral, y la responsable municipal del departamento de Benestar Social, la socialista Rosa Fernández.

Como no podía ser de otra manera, el encuentro no estuvo exento de emoción. Más bien todo lo contrario. Y es que, cada vez que alguno de los protagonistas subía al escenario, tenían la oportunidad de relatar ante la nutrida audiencia la historia de sus vidas. Cómo vivieron su niñez, de qué manera conocieron al hombre o mujer de su vida, cuánto duró su época de noviazgo o a qué edad comenzaron a trabajar fueron algunas de las cuestiones que se trataron, a través de unas narraciones en las que no faltaron numerosas (y simpáticas) anécdotas. Ademas, Lidia Alvariñas se encargó de amenizar la velada con emocionantes composiciones musicales.

MATRIMONIOS. Según los datos de los que dispone el Concello, fueron 99 los matrimonios que unieron sus vidas en Poio en el año 1969. De todos ellos, más de la cuarta parte (26) hicieron vida en la propia villa. El homenaje volverá en 2020.

Amores que no saben de erosión
Comentarios