Andrés Díaz: "Abel Caballero fáltanos ó respecto propoñendo un novo encoro"

El alcalde de Ponte Caldelas carga contra el de Vigo por defender el refuerzo de Eiras desde el Verdugo ▶Le insta a reducir consumos desde ya, ante los datos preocupantes de este año ▶Pide conocer la opinión de Augas de Galicia sobre esta situación

Una imagen del embalse de Eiras en la últimas jornadas, con su capacidad en mínimos históricos. D. FREIRE
photo_camera El embalse de Eiras, con su capacidad en mínimos históricos. DAVID FREIRE

Ponte Caldelas y la cuenca del Verdugo ya han sacrificado suficientes recursos para el abastecimiento de la ciudad de Vigo y de los concellos que la rodean y no aportará nada más. Así lo defiende el alcalde caldelano, Andrés Díaz, que carga duramente contra su homólogo vigués, Abel Caballero, por aceptar y difundir el apoyo al informe de la Confederación Hidrográfica que recomienda, como respuesta a la sequía, un nuevo embalse complementario en Forzáns y un travase desde aguas abajo del encoro de Eiras.


Díaz insiste en la idea que en las últimas jornadas se está repitiendo desde los sectores que se oponen al embalse: ¿De qué sirve seguir ampliando la capacidad de Vigo de consumir agua potable, si la ciudad no modera el gasto de este recurso ni ante la amenaza de escasez? El regidor lo hace comparando la situación que pasan todos los pueblos de la cuenca, frente al sistema municipalizado de Vigo.

Mentres Vigo baldeaba as rúas e regaba os xardíns con auga potable e en pleno debate sobre un posible trasvasamento dende o Río Verdugo ata  Eiras, 28 das 33 aldeas de Ponte Caldelas que xestionan a auga a través de traídas veciñais aplicaban restriccións ante a escaseza deste ben

"En 2017, mentres Vigo baldeaba as rúas e regaba os xardíns con auga potable e en pleno debate sobre un posible trasvasamento dende o Río Verdugo ata  Eiras, 28 das 33 aldeas de Ponte Caldelas que xestionan a auga a través de traídas veciñais aplicaban restriccións ante a escaseza deste ben", recuerda el alcalde, que añade que "cinco anos despois, e ante a escaseza de choivas dos primeiros meses do ano, tanto o Concello de Ponte Caldelas como as traídas veciñais do municipio son conscientes xa de que este pode ser un verán similar ó de 2017 e que é moi posible que teña que haber novamente restriccións horarias no consumo de auga potable e incluso cortes, como aconteceu en 2017".

Por este motivo, el alcalde de Ponte Caldelas, exije al de Vigo "que implante medidas para que a administración que dirixe a e poboación de Vigo teñan un consumo de auga responsable, sen derroches para evitar ter que facer trasvases e obras faraónicas que supoñen un gravísimo impacto medioambiental e tamén un agravio para as zonas rurais nas que se plantexan".

El embalse, construído en el año 74, supuso la desaparición, bajo sus aguas, de la aldea de Eiras. Todavía quedan testimonios de aquel momento y personas que tuvieron que buscarse otras casas. El recuerdo de aquel impacto incrementa el rechazo a la idea de más medidas de este tipo

Además, señala, de los once municipios del sistema de abastecimiento "Vigo é o que máis consumo e derrocha con diferencia".

"O que se aprecia é que cinco anos despois da crise da sequía, Vigo continúa derrochando auga, cun consumo desorbitado e descontrolado", indica Andrés Díaz, alcalde de Ponte Caldelas, que considera que, ante esa evidencia, "Caballero fáltanos ó respecto propoñendo outra vez un trasvasamento dende o río Verdugo e propoñendo a barbaridade dun novo encoro no lugar de Forzáns. Que fixo o señor Caballero neste cinco anos para moderar o consumo de auga?", pregunta.

El regidor insiste en su negativa -que ya le llevó a pedir reuniones con Augas de Galicia y también que se le remita el informe de la consultora del que es conocedor el Concello de Vigo, pero no los otros municipios afectados. "E quero tamén saber claramente a posición de Augas de Galicia, pois por moito que propoña o Concello de Vigo, a última palabra tena este organismo da Xunta, que en 2017 estaba de acordo e ía facer o trasvasamento dende o lugar da Roca. Entón parámolo e agora ímolo parar tamén", insiste.

El regidor aclara por qué Ponte Caldelas puede decir que ya ha sacrificado lo suficiente por Vigo. El embalse, construido en el año 74, supuso la desaparición, bajo sus aguas, de la aldea de Eiras. Todavía quedan testimonios de aquel momento y personas que tuvieron que buscarse otras casas. El recuerdo de aquel impacto incrementa el rechazo a la idea de más embalses.

Una construcción perteneciente a Eiras, la aldea originaria, que se pudo ver cuando el embalse tocó mínimos históricos en 2017. GONZALO GARCÍA
Una construcción perteneciente a Eiras, la aldea originaria, que se pudo ver cuando el embalse tocó mínimos históricos en 2017. GONZALO GARCÍA

Comentarios