Jueves. 15.11.2018 |
El tiempo
Jueves. 15.11.2018
El tiempo

La canceira de Poio manda un ‘SOS’

Elisa López, tesorera de la Asociación Amigos da Canceira, con Pacheco y Cloti en las intalaciones de la perrera. CHRISTIAN FERNÁNDEZ
Elisa López, tesorera de la Asociación Amigos da Canceira, con Pacheco y Cloti en las intalaciones de la perrera. CHRISTIAN FERNÁNDEZ

La situación de la perrera ▶Las instalaciones municipales acogen actualmente a 34 perros, número máximo de animales de los que pueden hacerse cargo. Las voluntarias aseguran que esta situación se debe sobre todo a los abandonos de perros de caza, a los extravíos de canes sin chip y a la moda de los potencialmente peligrosos

Perros potencialmente amorosos es la raza más común en la perrera de Poio, según cuentan las voluntarias de la Asociación Amigos da Canceira, que cuidan actualmente de 34 canes.

La perrera, ubicada en el antiguo basurero municipal, se encuentra desbordada y los cuidadores solicitan colaboración ciudadana para adoptar a estos animales y "que ninguno llegue a caer en el olvido".

Elisa López, tesorera de la Asociación Amigos da Canceira de Poio, y Rosa Pérez, cuidadora de los perros, se quejan de la situación de abandono y maltrato que se vive actualmente en el municipio. "Tenemos muchos perros que son abandonados tras la época de caza, es un problema, ya que muchos cazadores los utilizan para criar, los cruzan y se deshacen de los que consideran menos aptos, y luego vienen a parar aquí. Debería controlarse más este tema" explica la tesorera de la asociación.

"Cloti y Pacheco son un ejemplo de perros que proceden del mundo de la caza, son de los últimos en incorporarse a esta familia. Son algo mayores, pero él llego muy delgado y ella llegó con una hernia que le llegaba hasta el suelo de tantas veces que tuvo camadas. Por el estado en el que venían se ve que han llevado una vida muy mala y se merecen sentir el amor de una familia", añade.

"La ley no se cumple. La gente sigue sin ponerle el chip a sus mascotas, no sé si por dinero o por no hacerse responsables"

Muchos turistas que veranean en la zona llaman para avisar de que hay perros sueltos por el municipio. Este jueves contaban con cuatro nuevas incorporaciones. "El problema es que no se cumple la ley. . La gente sigue sin ponerle el chip a sus mascotas, no sé si por una cuestión de dinero o por no hacerse responsables de ellos", explica Rosa, que dedica su vida al cuidado de estos animales.

Las cuidadoras tienen pendiente una reunión con la Policía Local de Poio para ver qué medidas se pueden tomar para frenar el abandono masivo.

Además, ambas coinciden en que en los últimos meses se ha puesto de moda tener un perro potencialmente peligroso. "Actualmente tenemos cuatro, es muy difícil que los adopten, porque hay que tener una serie de permisos y licencias, además de un seguro de vida. Mucha gente los adopta de cachorros sin darse cuenta de lo grande que se va a hacer después. El animal no es malo por naturaleza; simplemente le dan una educación pésima, y ,cuando llegan aquí, es complicado que lo adopten" explican.

Los siete voluntarios que actualmente están en la asociación aseguran que la perrera ha mejorado mucho en los últimos años gracias a la gestión del Concello de Poio y a la colaboración de la asociación alemana Koerbchen Gesucht. "La asociación nos ayuda en la difusión de los perros y subvencionando la castración de los machos y nos compra el material. El Ayuntamiento recoge a los animales, se encarga del mantenimiento del veterinario y de la alimentación de los perros. También pone la mano de obra" explica. La canceira ya consiguió todo el material y en septiembre El Concello comenzará las obras de rehabilitación necesarias en las instalaciones.

La canceira de Poio manda un ‘SOS’
Comentarios