La toxina golpea al sector del marisqueo

Carmen Vázquez Nores: "Levo 26 anos no marisqueo e non vira un ano coma este"

La patrona mayor de Lourizán muestra su preocupación por la duración del paro: las ayudas se quedan obsoletas ante el ritmo que marcan las condiciones climáticas
Carmen Vazquez Nores. DP
photo_camera Carmen Vazquez Nores. DP

Lo primero que están detectando los representantes de los y las mariscadoras es que el sistema de coberturas "que tanto tempo nos levou loitar e que leva uns anos consolidándose", empieza a quedarse corto ante los cambios que se están dando en el mar.

"Non nos gusta falar de cambio climático, pero nós vivimos da natureza e está claro que todo nela está sendo diferente. Eu teño moita experiencia en marisqueo, 26 anos faenando, e tense cerrado a ría moitas veces, todos os anos. Pero nunca un ano coma este. Nunca, un verán case enteiro. Polo que está a durar, pola falta de cambios e por todo. Como eu digo, fainos falta un ventilador xigante para remover as augas da ría  e desaloxar a estas toxinas que parece que se quedaron aí a vivir".

Vázquez Nores añade que todo está en contra: "O tempo está calmo, e o mar, coma un prato, co cal, non se removen as augas. Non hai vento, non chove, a temperatura du mar está moi alta para estas datas. Mesmo os ríos traen moita menos auga doce, de xeito que parece moi difícil que teñamos uns resultados favorables en breve".

Las ayudas hasta ahora se planteaban para poder asumir paros intermitentes, pero no ceses de dos meses o más, de modo que, como reconoce la patrona mayor "é probable que isto haxa que revisalo. O problema é que o estamos pasando agora, e cando todo reabre parece que esquecemos estas situacións".
 

La zona V: abierta y cerrada en el mismo minuto
La zona V estuvo abierta al marisqueo un minuto en agosto. Es una anécdota más que prueba la persistencia de las dos toxinas que la traen en jaque. Las cofradías recibieron una resolución de apertura al remitir una de las mismas, pero, un instante después llegaba la comunicación de que la otra había subido.

El resultado fue que hubo que pedir que esa apertura tuviese consideración de cautelar para que todo el sector no perdiese la ayuda por cese de actividad y se viese obligado a volver a tramitarla. En cuanto a los muestreos "pedimos un ou dous por semana, pero somos conscientes da situación. A última apertura de a flote, este mes, contaba con cinco mostras negativas antes de ser decretada", dice la patrona.

Comentarios