domingo. 16.05.2021 |
El tiempo
domingo. 16.05.2021
El tiempo

El Centro Comercial A Barca ante el reto de cambiar de 'locomotora' alimentaria

El CC A Barca pertenece a 45 propietarios que aprovecharán la transición para abordar mejoras y reforzar el atractivo de las instalaciones. RAFA FARIÑA
El CC A Barca pertenece a 45 propietarios que aprovecharán la transición para abordar mejoras y reforzar el atractivo de las instalaciones. RAFA FARIÑA
Los 45 propietarios analizan mejoras en la transición entre el cierre de Carrefour y la apertura de Eroski

Ha sido una semana convulsa para los trabajadores y responsables de los locales del Centro Comercial A Barca. El martes se conocía a nivel oficial lo que la plantilla de Carrefour había sabido apenas unos días antes: la enseña alimenticia del centro comercial no renovará en sus instalaciones y cierra la actividad en el centro comercial de Poio. Aunque en 24 horas se constató también que había listo un contrato para que una nueva empresa del sector, Vegalsa-Eroski, ocupase las instalaciones, la incertidumbre imperó por unos instantes, en especial, entre los clientes y arrendatarios. "Se ha creado confusión con el cierre del hipermercado, entendiendo que era el Centro Comercial el que cerraba, porque hay mucha gente que pensaba que todo el centro era de Carrefour", indican desde la gerencia del centro, especificando que, precisamente, sucederá lo contrario. Con más de 30 años de vida, la llegada de una nueva marca, podrá ser un revulsivo para este conjunto de locales comerciales. "Durante el cierre temporal del hipermercado para el cambio de la enseña de alimentación, todos los demás establecimientos seguirán funcionando y nuestras instalaciones continuarán abiertas al público", indican, garantizando que los clientes fieles al centro tendrán abiertos sus establecimientos de referencia.

Sin embargo, el anuncio de Vegalsa-Eroski, de que se abordará un periodo de obras entre la salida de Carrefour y la apertura de su hipermercado, prevista para noviembre, da lugar también a la apertura de un paréntesis que la propiedad, es decir, los 45 integrantes de la comunidad de propietarios, podrán aprovechar para hacer también reformas y actualizaciones para modernizarlo. "Desde el Centro Comercial se están evaluando una serie de mejoras enfocadas a ofrecer una experiencia de visita más atractiva para los clientes, dentro de las propuestas que se están actualmente evaluando se encuentran: zonas de descanso, pantallas digitales, cambio de imagen en algunas zonas, entre otras. El objetivo es brindar a nuestros clientes un ambiente seguro y cómodo", indica la gerencia.

En la misma línea, los responsables del devenir del parque comercial tienen sobre la mesa otra propuesta para algunos de los propietarios: se trata de buscar fórmulas para ampliar espacios, dando así respuesta a posibles demandantes de mayores superficies para implantar sus marcas.

¿A qué responde esta idea? Por un lado, a la propia historia del centro comercial: pocas de estas dotaciones sobreviven a treinta años de historia, y como tal, este centro comercial tiene un modelo de propiedad a algo distinto de los actuales: hay muchos dueños de locales de tamaño pequeño y mediano. De hecho, en actualidad, y según la propia gerencia, aunque unos 20 locales están vacíos, el tamaño de los mismos, unidos, apenas supera el 20% de la superficie de venta del centro. Unir locales permitiría que, además de una locomotora del sector de la alimentación, el centro pudiese contar con alguna franquicia textil o de ocio que, en actualidad, en el sector, son consideradas otros de los motores más potentes que puede tener el conjunto de las instalaciones para atraer al público.

Tal y como explican desde A Barca, "existen actualmente varias negociaciones en curso con operadores de distintos sectores. La planta baja tiene la particularidad de tener locales con una superficie muy pequeña, nuestra propuesta es unir varios para poder ofrecer locales con mayor superficie, es por esto que estamos en conversaciones con los propietarios", remarcan. De hecho, el cambio de hipermercado ha sido uno de los elementos que han despertado el interés de nuevos posibles inversores.

En actualidad, A Barca es una comunidad que cuenta con 45 dueños. Más del 50% de la propiedad de los locales es gallega, aunque alguna firma nacional como Décimas, Telepizza o Mr. Minit ya poseen parte de la superficie. Con respecto a la propiedad del local donde se ubicará Vegalsa-Eroski no es de origen autonómico, algo que compensa con creces "este nuevo arrendatario, que tiene un 50% de capital gallego", lo que enfatiza más la importancia que tiene la filosofía de este centro comercial, en el que los pequeños comerciantes y los productores locales, tienen un papel de peso, Esto último es algo muy valorado, junto con a proximidad de sus instalaciones con el centro de Pontevedra y con la zona mas poblada de Poio, por la clientela del mismo.

La salida de la crisis sanitaria será otro de los elementos que previsiblemente cambiará el panorama de estas instalaciones en unos meses. No en vano, un 10 % de su espacio se dedica a la hostelería y algunas de sus instalaciones, como El Mundo de Sepo, dedicado a las festas infantiles y con 800 metros de superficie (la mitad de la planta alta), permanece cerrado desde el inicio de la pandemia y sigue pendiente de su reapertura.

El Centro Comercial A Barca ante el reto de cambiar de 'locomotora'...
Comentarios
ç