El chófer del bus que cayó al Lérez en Nochebuena insiste en que iba a velocidad legal

El conductor está investigado por siete delitos de homicidio por imprudencia
Izado del autobús accidentado en el puente de Pedre, el mes pasado. RAFA FARIÑA
photo_camera Izado del autobús accidentado en el puente de Pedre. RAFA FARIÑA (ARCHIVO)

El conductor del autobús que cayó por un puente de 30 metros de alto al río Lérez en la Nochebuena del pasado año en Cerdedo-Cotobade insiste en que viajaba dentro de los límites legales de velocidad en el momento del fatal accidente. Su versión contrasta con las primeras conclusiones de la investigación, que apuntarían a un exceso de velocidad como causa del siniestro. Así lo confirmó el chófer el pasado viernes en su declaración ante el juez, según la TVG.

El conductor, al que se le imputan siete delitos de homicidio por imprudencia, asegura que viajaba a 70 kilómetros por hora en un tramo de la N541 limitado a 80. Él atribuye el accidente en una bolsa de agua de la calzada, que habría provocado un efecto aquaplaning que le hizo perder el control del bus. Además, denunció que el vehículo presentaba algunas carencias.