Sí definitivo al segundo cese del marisqueo, hasta el 21 de julio

Se prolongará el Erte del personal de la lonja y se ratifica la dificultad para comprar semilla
Trabajos de resiembra, el jueves. DAVID FREIRE
photo_camera Trabajos de resiembra, el jueves. DAVID FREIRE

No hay otro remedio: las 400 mariscadoras de los tres pósitos del fondo de la ría de Pontevedra irán al cese de actividad por segunda vez, un trimestre completo, desde la semana próxima, en la que finaliza el actual paro, hasta el 21 de julio.

Así lo confirmó después de la reunión para actualizar datos y poner posturas en común de las tres cofradías, la presidenta de la agrupación de a pie de San Gregorio de Raxó, Elena Padín.

La decisión estaba prácticamente anunciada, pero las reticencias de los socios que se han quedado sin fuentes de ingresos estos meses llevaron a mantener la duda al menos hasta conocer el nivel de recuperación de los lombos tras estos tres meses de parón. Y ese nivel es totalmente insuficiente. Así se constató en los rareos realizados el jueves, con los que se resembró semilla en la zona de Combarro. "Onde antes sacabamos catro toneladas, o xoves sacamos 1,6", explicó Padín. "E con respecto ao tamaño, era de uns 15 milímetros. Por moito que esperemos tres meses, é difícil que para entón xa teña a medida. Terá 20 ou así, pero de 32 e 35 para abaixo, nós non podemos extraer", aclaró.

Padín indicó que, con este cese se agotarán las posibilidades máximas de cobro de subsidio de los mariscadores que más meses de paro tenían acumulados. "Outros recurren ás axudas da Fempa, pero non todos as poderán ter. Hai xente que se queda sen ingresos e que está moi descontenta. Agora miran ás confrarías e aos patróns para que fagan algo, pero, por moito que se movan, polo menos o noso de Raxó si o fai, a resposta é que non hai nada para nós".

La falta de ayudas impedirá, incluso, comprar más semilla de almeja en los criaderos (hatchery) "porque tería que ser xapónica, pero non hai fondos para iso, e non é unha compra subvencionable pola Xunta".

La situación tampoco mejora en la lonja, que se mantiene, prácticamente, a cero. Los tres trabajadores de la misma que están en Erte (los que se dedican a las subastas) mantendrán también esta condición otros tres meses.

Los y las mariscadoras volverán a la ría a trabajar a finales de abril, la última semana y a mediados de mayo. La intención es hacer nuevos rareos y traslados, y, en todo caso "mover a area", para evitar que se compacte y favorecer en lo posible la recuperación.

Comentarios