Cuatro detenidos por atracar dos sucursales bancarias en Vilaboa y Pazos de Borbén

Pretendían cometer de forma inminente otro asalto en Portonovo
Dinero y objetos incautados. GUARDIA CIVIL
photo_camera Dinero y objetos incautados. GUARDIA CIVIL

La Guardia Civil ha detenido a cuatro personas a las que vinculan con el atraco que sufrieron dos entidades bancarias de la provincia de Pontevedra y que, según los investigadores, estaban preparando un tercer asalto.

La investigación sobre este grupo criminal comenzó a finales del pasado mes de octubre tras un atraco a una sucursal de Pazos de Borbén.

En él, dos hombres aprovecharon la salida de una clienta para acceder a la oficina y, una vez en su interior, maniataron con bridas a los demás clientes y los encerraron en el cuarto de baño de la sucursal junto con los dos empleados de la entidad.

El 9 de noviembre se produjo el segundo de los atracos, en esta ocasión en Vilaboa, cometido también por dos hombres armados con dos armas cortas.

El primer atracador entró a cara descubierta e inmediatamente después se la cubrió usando una mascarilla, mientras su compañero ocultaba su rostro con la capucha de la sudadera que vestía.

Igual que en el primer asalto, maniataron con bridas a los dos trabajadores de la entidad y los encerraron en el baño de la sucursal.

Las cantidades sustraídas en los dos atracos superaron los 140.000 euros.

La Guardia Civil, debido a esta forma de actuar, dirigió sus sospechas sobre dos hombres que tenían pendientes órdenes de detención e ingreso en prisión y sobre una mujer que ejercía las labores de vigilancia y acompañamiento en el exterior.

La mujer y uno de estos atracadores estaban siendo investigados por la Policía Nacional de Vilagarcía de Arousa por otros delitos, por lo que ambas fuerzas policiales compartieron información de la investigación, lo que facilitó la localización de uno de los autores.

A mediados de noviembre, una patrulla de la Policía Nacional de Vigo detuvo a uno por una requisitoria pendiente de ingreso en prisión, al que se le intervinieron 17.000 euros y billetes de moneda extranjera, decretando el juzgado de guardia su ingreso en prisión.

Desde ese momento, según informa la Guardia Civil, los demás miembros de grupo, intensificaron sus medidas de seguridad y cambiaron frecuentemente de lugar de residencia, pero la mujer fue localizada en Vilagarcía y el otro investigado, en Sanxenxo.

Los investigadores comprobaron que, ya en ese momento, se había incorporado un nuevo miembro al grupo para sustituiría al que había ingresado en prisión y con el que pretendían cometer de forma inminente otro atraco en Portonovo.

Los dos hombres fueron detenidos cuando se dirigían en coche a la sucursal que tenían como objetivo y la mujer fue arrestada pocas horas después en su domicilio de Vilagarcía de Arousa.

La Guardia Civil realizó tres registros, en Sanxenxo, Vilagarcía y Vigo, en donde hallaron las armas utilizadas en los atracos, bridas, guantes, y cartillas de ahorro de la entidad bancaria para utilizar como señuelo para que abriesen la puerta de seguridad y 3.000 euros en efectivo.

Además, los agentes requisaron dos coches que habían sido adquiridos con el dinero de los atracos.

A los tres miembros originales de la banda se les atribuyen delitos continuados de robo con violencia e intimidación y de detención ilegal, que están castigados con penas de hasta 5 años de prisión en el primero de los casos y de hasta 6 años de prisión en el segundo.

En el caso del hombre que se incorporó al grupo, al no haber participado en ninguno de los atracos, se le investiga por un delito de conspiración para delinquir.  

Los detenidos fueron puestos a disposición judicial del juzgado de instrucción número 1 de Redondela, quien decretó el ingreso en prisión del principal autor.