Encoro Non califica las soluciones de Hugo Morán de "atentado ambiental"

"O urxente é aforrar auga", dice la plataforma que une el rechazo social al embalse y el trasvase
Integrantes de la Plataforma en una de las manifestaciones celebradas contra las medidas del estudio. GONZALO GARCÍA
photo_camera Integrantes de la Plataforma en una de las manifestaciones celebradas contra las medidas del estudio. GONZALO GARCÍA

Las medidas urgentes para prever la sequía no pasan por sacar más agua a los ríos, sino por gestionar la que hay. La idea no es novedosa pero es la respuesta que la Plataforma pola defensa dos ríos Verdugo e Oitavén Encoro Non ha lanzado como réplica al contenido de la carta de Hugo Morán con la que el secretario de Estado de Medio Ambiente urge a la conselleira medidas para solventar el futuro del abastecimiento de Vigo y su área. La plataforma indica que la misiva es "desafortunada", al urgir la aplicación de medidas incluidas en el estudio encargado por la Confederación Hidrográfica Miño-Sil que contempla la construcción de embalses y el trasvase desde los ríos Verdugo y Oitavén, "solucións que consideramos ineficaces, costosas e un auténtico atentado medioambiental sen precedentes en Galicia".

"A urxencia á que se refire o secretario de Estado está en facer un uso responsable da auga e non en construír "canto antes", trasvasamentos e encoros", dice la portavoz, Pilar Fernández .

Tal y como recuerdan, el propio secretario de Estado reconoce que la medida del trasvase, una de las más polémicas que hay sobre la mesa está lejos de ser una solución y supone una agresión al río, "como recoñece o propio secretario de Estado de Medio Ambiente no seu escrito onde lle di á conselleira que "es cierto que una captación en la confluencia de los ríos Verdugo y Oitavén no representa per se una solución al problema del abastecimiento, debido a que, en los meses de estiaje, el caudal circulante en ese punto es muy reducido y llega a ser no superior al caudal ecológico".

Para la plataforma, "a solución pasa por un sistema de xestión da auga que poña en valor este ben e que fomente un uso responsable do mesmo, con políticas de concienciación cidadá, sendo solidarios e comezando polo aforro fronte ao despilfarro".

"Antes de tan siquera plantexarse obras de tal envergadura e calado, non só polo investimento millonario que suporían senón sobre todo pola desfeita medioambiental que producen, habería que resolver algunas cuestións como o uso da auga reciclada para o rego dos xardíns e o baldeo das rúas en vez de empregar auga potable, resolver as perdas nos sistemas de abastecemento obsoletos que deixan polo camiño máis dun 30% da auga ou arranxar en condicións a depuradora do Casal que é incapaz de traballar cando o encoro de Eiras baixa do 40% da súa capacidade", añade Pilar Fernández. Fruto del temor y rechazo social que estas medidas están generando, la plataforma sigue sumando nuevos apoyos de asociaciones de distinta índole y planifica más acciones de protesta.

Comentarios