Jueves. 20.09.2018 |
El tiempo
Jueves. 20.09.2018
El tiempo

Enrique López confía en que "non aparezan as máquinas"

El afectado se 'crucificó' para exigir que se frenase la sentencia que le obliga a derribar su vivienda. RAFA FARIÑA (ARCHIVO)
El afectado se 'crucificó' para exigir que se frenase la sentencia que le obliga a derribar su vivienda. RAFA FARIÑA (ARCHIVO)

Este miércoles termina el plazo de la APLU para iniciar el derribo de la vivienda de Vilaboa

El plazo ha finalizado y la incertidumbre sigue flotando en el aire. Este miércoles se cumplen los quince días que tenía de plazo la empresa contratada por la APLU para iniciar la ejecución de los trabajos de demolición de la casa de Enrique López Patricio sin que por allí haya aparecido nadie más que los vecinos, que, unidos bajo el paraguas de la plataforma Salvemos Vilaboa, harán, una vez más, guardia ante la vivienda, para evitar que la piqueta entre en la propiedad del vilaboés in extremis.

Sin embargo, puede que las máquinas no aparezcan este miércoles, dado que el propietario de la casa empezó a vaciar parte de la estructura, mostrando así su voluntad a la Administración de ejecutar él mismo el derribo, un derecho que tiene por ley. "Eu espero que hoxe non aparezan", declara el afectado, que durante estos últimos días remitió documentos escritos y fotográficos a la APLU para demostrar que había iniciado la demolición.

En el caso de que el organismo autonómico diese el visto bueno a los trabajos que está llevando a cabo López, corroborando que los está haciendo con el claro objetivo de demoler su vivienda, la empresa ya no entraría en su propiedad, "pero a min non me confirmaron nada, nin tampouco me dixeron se me dan máis prazo, porque eu non vou tan rápido como unha empresa", explica el vecino.

El alcade de la localidad, Luis Poceiro, confirmó este martes que asistirá a la concentración vecinal programada para este miércoles. También aseguró que se pondrá en contacto con Augas de Galicia, "a ver se nos dan algunha noticia agradable". Y es que toda esta problemática urbanística podría solucionarse si la institución dependiente de la Xunta otorgase a Vilaboa el informe favorable que le falta para desencallar su PXOM y poder dar cobertura legal a sus núcleos costeros. El regidor asegura que "o 99% dos casos" sobre los que pesa una orden de demolición o aquellos que están pagando una multa coercitiva, que en alguna vivienda asciende a 10.000 euros al año, se resolverían. "Son cerca de 20 casas", calcula el alcalde.

Pierres pide una negociación a tres bandas
La portavoz de Urbanismo del PSOE en el Parlamento gallego, María Pierres, presentó el martes varias iniciativas parlamentarias para instar al Ministerio de Medio Ambiente y a la Xunta de Galicia a que negocien con el Concello para "avanzar na consecución da regularización dos núcleos costeiros". Pierres reivindicó, además, la "aprobación urxente" del PXOM.
El alcalde, Luis Poceiro, va más allá y explica que, una vez tengan el planeamiento en regla, "teremos que negociar con Costas a ordenación. Non queremos os 20 metros, senón ata onde chegan os nosos núcleos". "É unha batalla que creo que gañaremos", subraya, esperanzado.

Enrique López confía en que "non aparezan as máquinas"
Comentarios