La escultura al motorista caído en Poio se transforma en lugar de peregrinaje sobre ruedas

El Motoclub A Rosa dos Ventos entregó 133 diplomas a los llegados antes del día 15 de enero al monumento conocido como ángel motero
Uno de los grupos que acudió al espacio de homenaje de A Seca este año. DP
photo_camera Uno de los grupos que acudió al espacio de homenaje de A Seca este año. A ROSA DOS VENTOS

El municipio de Poio ha ganado un nuevo lugar de peregrinaje gracias a su club motero A Rosa dos Ventos y a la idea que en 2019 consiguieron materializar con ayuda del Concello: la instalación de un monumento en honor a los aficionados al mundo de las dos ruedas fallecidos en accidente.

El ángel motero, como es conocida popularmente la escultura ubicada en A Seca, se ha convertido, poco a poco, en una parada obligatoria para los aficionados y viajeros en ruta, pero, en los últimos tiempos, tal y como apunta el club, las visitas a la escultura se están concentrando en los primeros días del año.

Al ir conociendo esta tradición naciente a través de las redes sociales (puesto que muchos de los que se acercan al lugar se sacan una foto explicando su viaje y etiquetan a A Rosa dos Ventos), los miembros de la asociación anfitriona han descubierto que este punto de referencia tiene cada vez más visitas como parte de un modo ritual de iniciar el año. Este 2023, para premiar a las personas que realizaron esta ruta, el colectivo lanzó un comunicado en sus redes sociales: todos los que hiciesen llegar su foto a A Rosa dos Ventos recibirían un diploma acreditativo de su viaje para iniciar el año recordando a los moteros caídos. La asociación se propuso enviar solo diplomas a los que acudiesen los primeros 15 días del año y, con sorpresa, descubrieron, una vez pasada esta fecha, que 133 moteros y moteras habían pasado por el monumento de A Seca.

La escultura en cuestión se inauguró un 12 de julio de 2019, y fue realizada a instancias de la asociación, con el apoyo del Concello, y representa el respeto que existe en el mundo de las motos por los compañeros de afición fallecidos. La figura es obra del artista de Cambados Víctor Casal. La obra, hecha en piedra y con ocho toneladas de peso, muestra a un hombre arrodillado con casco de motorista y grandes alas de ángel a su espalda, sosteniendo una vela en honor a todos los motoristas que han perdido su vida en la carretera, sin centrarse en ninguna persona en particular. "Roda libre" y "Refachos ao ceo" son las dos frases que se leen en la base del monumento que, según el presidente de A Rosa dos Ventos, Manuel Torres, ha atraído a motoristas de todas las provincias gallegas así como a integrantes del Club Nómadas, de Lanzarote.

Comentarios