viernes. 23.08.2019 |
El tiempo
viernes. 23.08.2019
El tiempo

Feligreses de Bértola boicotean al nuevo cura y se quedan en la puerta de la iglesia

Los vecinos se reunieron a las 10.00 para observar la entrada del cura, pero no acudieron a misa. RAFA FARIÑA
Los vecinos se reunieron a las 10.00 para observar la entrada del cura, pero no acudieron a misa. RAFA FARIÑA

Anuncian que no irán a misa hasta que les asignen otro sacerdote, tras el fracaso de las negociaciones emprendidas hace tres meses con el vicario ▶Rechazan al párroco Jesús Niño

Sin misa y sin entrar en la iglesia. Así se quedaron en la jornada de este domingo cerca de 20 feligreses de la parroquia de Santa Comba de Bértola que decidieron manifestarse contra la decisión de la Vicaría de asignar la feligresía al cura Jesús Niño, también párroco de Salcedo.

Los vecinos decidieron tomar esta medida después de tres meses de negociaciones –con dos cartas de los vecinos a la Iglesia incluidas–, emprendidas cuando se reasignó al mismo religioso a Tomeza y estos le rechazaron, consiguiendo que les enviasen al párroco de Bértola (Casimiro Fernández).

Tras varias semanas en las que, inicialmente estuvieron sin cura y dedicaron los domingos a rezar el rosario, los vecinos asistieron, en las últimas fechas, a las misas de Navidad y a la del día del patrón, 1 de enero, oficiadas por el propio vicario, Calixto Cobo. Pero después de eso, el responsable de la organización territorial les comunicó que no había solución al conflicto, puesto que actualmente la Iglesia carece de sacerdotes para realizar un reparto más ajustado a los gustos de la parroquia de Bértola.

Así las cosas, los vecinos decidieron, en su mayoría, que no aceptarán al nuevo cura –porque, entre otras cosas, mantienen fresca en la memoria un conflicto vivido hace diez años en la parroquia de Figueirido con el mismo sacerdote– y realizaron un plante masivo a la misa solemne en la que este iba a ser presentado.

El acto fue acompañado por una pancarta que permanece colgada en el acceso de la iglesia y en la que se puede leer. "Los feligreses de Bértola rechazan al cura Jesús Niño como párroco de esta parroquia".

Llegada la hora de la misa, a las 10.00 de la mañana, en el punto había unos 20 vecinos de los que solo cuatro accedieron al interior de la iglesia para oír el oficio. Tanto Cobo, que acudió, como había comprometido, a hacer la presentación del nuevo cura, como el propio Jesús Niño, se presentaron puntuales y, tras una breve deliberación se celebró la misa, que duró poco menos de media hora.

Una de las asistentes explicó a la salida que no hubo, en el interior del templo, ninguna alusión al desacuerdo existente entre los administrados y los administradores de esta parroquia.

Una vez terminada la misa, tanto Cobo como Niño y su asistente, salieron por el mismo acceso y declinaron la posibilidad de hacer comentarios o de debatir con los que esperaban en el exterior. Algunos vecinos les criticaron airadamente, aunque la concentración de protesta fue, en términos generales, pacífica.

En cuanto comprobaron que ni vicario ni párroco se avenían a negociar, los vecinos decidieron que analizarán la situación de cara a la próxima semana. "Se vén este párroco, eu non quero nada, así que mellor que non haxa misa", relató una de las participantes en el escrache, Alcira Loureiro, descontenta con el resultado de la protesta. Los vecinos decidieron que se mantendrán en sus trece y no volverán a pisar el templo en tanto la Iglesia mantenga al cura asignado, de modo que el domingo próximo repetirán la convocatoria para manifestarse en el exterior del mismo.

Sin declaraciones, pero con aparente tranquilidad a la salida del 'plante' protagonizado por los vecinos

El párroco Jesús Niño, a la salida del plante protagonizado por los vecinos de Bértola. RAFA FARIÑA

Aunque Jesús Niño no consiguió que más de cuatro feligreses entrasen a su primera misa en Bértola, se tomó la situación con dignidad y salió del templo con una sonrisa en la cara. El religioso declinó amablemente hacer declaraciones, aunque, de momento, parece dispuesto a seguir en el cargo, según lo explicado a los que sí acudieron a la homilía.

Conflicto reciente. "Os primeiros en dicirlle que non foron os de Tomeza"
Una de las vecinas que este domingo acudió al exterior del templo, pero no a la misa era Teresa, que explicó que "todo isto está pasando porque outros non quixeron antes a este párroco e agora puxéronolo a nós. En realidade, o problema é que o cura de Marcón e Tomeza enfermou e tivo que renunciar a esa segunda parroquia. O vicario mandoulles a Jesús Niño e eles foron os primeiros en dicir que non. Vese que teñen moito poder, porque logo lles asignaron ao noso párroco, que era don Casimiro (por Casimiro Fernández, también párroco de Campolongo)". La misma vecina aclaró que "nesta parroquia, normalmente hai moita máis asistencia, pero como estamos envoltos nesta lea, moita xente vai á misa a outras parroquias".

Historia reciente
Aunque Jesús Niño es párroco en Salcedo, donde no hay constancia de problemas con el religioso, los vecinos de Bértola recuerdan la época (hace unos diez años) en la que la parroquia de Figueirido pidió que le relevaran, al no estar de acuerdo con su decisión de guardar los objetos de valor en el templo de San Martiño de Salcedo. En aquella ocasión, las diferencias acabaron con un relevo y Figueirido pasó a estar guiada por el párroco de Vilaboa.

Feligreses de Bértola boicotean al nuevo cura y se quedan en la...
Comentarios