lunes. 27.09.2021 |
El tiempo
lunes. 27.09.2021
El tiempo

"Si hay internet, trabajas desde cualquier parte"

Rafael Pardo, en A Lama. DP
Rafael Pardo, en A Lama. DP
Rafael Pardo dejó Londres por A Lama

Aunque es un amante de la naturaleza y de Galicia, la tierra de sus ancestros, hasta 2019 Rafael Pardo, de 37 años, fue un urbanita en toda regla. No en vano, nació en México D.F., donde pasó los primeros 20 años de su vida, y, tras una etapa de ocho años en la Boa Vila, donde puso en marcha una empresa de Publicidad, en 2012 recaló en la ciudad más grande de Europa: Londres. "Fue una decisión emocional. Iba para un mes y me quedé ocho años", cuenta Rafael.

En la capital británica siguió con su carrera en el mundo de la publicidad, además de probar suerte en el sector inmobiliario, pero hace dos años, motivado en parte por la cercanía del Brexit y sus consecuencias para los emigrantes, decidió dar otro giro radical a su vida y cambió el ajetreo de Londres, una urbe de nueve millones de habitantes, por la tranquilidad del municipio pontevedrés de A Lama, de apenas 2.400. Concretamente, Rafael se instaló en la pequeña aldea de O Pelete, donde, según sus cálculos, residen menos de 30 vecinos. "En Londres me iba muy bien, la verdad, pero la tierra siempre me ha tirado mucho y en el negocio en el que yo estoy, que es creativo, no tengo que estar físicamente con las personas. Funciona lo que se llama el ‘remote working’, las ‘oficinas nómadas’. Con tu ordenador y tu teléfono móvil puedes trabajar desde cualquier parte del mundo, mientras haya una conexión a internet. Mi equipo, de hecho, está disperso por todas partes. Tengo gente en Londres, en Madrid, en Miami...", explica. "Es cierto que en las grandes ciudades tienes todo: cine, espectáculos... La ciudad no duerme nunca, pero aquí tienes calidad de vida -recalca-. Cuando vivía en Londres desayunaba y, a veces, comía. Si me daba tiempo pasaba por el McDonalds...".

Aunque de Londres se vino "sin nada", gracias a la línea de Axudas ao Retornado Emprendedor recibió 7.000 euros con los que pudo comprar el equipamiento tecnológico necesario para poner en marcha la firma Raphsomar, especializada en márketing y producción de contenidos a través de vídeos. "Aunque la cobertura del móvil va y viene, teléfono fijo hay e internet funciona perfectamente, por lo que no le pongo ningún 'pero' a vivir en el rural. De hecho, creo que la mayoría de la gente de mi sector, que antes estaba en las grandes ciudades y pagaba un dineral por estar en el centro, ahora se está yendo a zonas rurales porque trabajas mucho mejor, la calidad de vida es muy superior y las ideas fluyen mucho más", subraya. "Hay que dar incentivos para que la gente vaya a los pueblos", concluye.

"Si hay internet, trabajas desde cualquier parte"
Comentarios
ç