jueves. 26.11.2020 |
El tiempo
jueves. 26.11.2020
El tiempo

Un italiano se afincó en Poio para adquirir cocaína a través de narcos gallegos

Un momento del juicio. DAVID FREIRE
Un momento del juicio. DAVID FREIRE
La Udyco y el Edoa de A Coruña presentarán pruebas que acreditarían que varios de los 13 investigados conformaban un grupo criminal

La Fiscalía Antidroga de Pontevedra, la Udyco y el Edoa de A Coruña lo tenían claro: Giuseppe O., italiano conocido policialmente por su relación con el narcotráfico, se afincó en Poio para trabar contacto con Manuel Silva Vila, histórico del negocio en Galicia, y con varias personas más con la intención de negociar una gran importación de cocaína que debía llegar desde Sudamérica por las costas pontevedresas. En paralelo, esas mismas personas contactarían con colombianos residentes en Madrid para cerrar los tratos.

Sin embargo, lo que pudieron acreditar distó mucho de tal narcotransporte oceánico. Solo lograron comprobar que un grupo de colombianos se había desplazado a Galicia para vender droga que, en realidad, no era tal (salvo media docena de gramos). Intentaban, según confesaron ellos mismos en la primera sesión del juicio, engañar a sus clientes entregándoles cafeína, una práctica que ya habían hecho en otras ocasiones con azúcar o sacarosa. 

Con estos antecedentes, la Sección Segunda de la Audiencia Provincial de Pontevedra inició el juicio este lunes contra todos los citados, 13 en total, que, con las medidas anticovid, ocuparon toda la sala de vistas, incluida la zona reservada al público y a la prensa. 

Muchos acusados optaron por el silencio. Otros indicaron que se dedicaban a estafar a narcos vendiendo coca y entregando azúcar

La primera sesión del juicio, que se extenderá durante toda la semana, sirvió para conocer el planteamiento inicial de las defensas, que pidieron el traslado de la competencia a la Audiencia Nacional (rechazado de plano por la sala) y la nulidad de las actuaciones al entender que la investigación se realizó de forma prospectiva con autos de intervenciones telefónicas que no estuvieron los suficientemente motivados. El presidente del tribunal expuso que decidirá sobre ello en sentencia, dado que tales escuchas están directamente conectadas con la prueba que se desarrollará en los próximos días. 

En cuanto al interrogatorio de los principales acusados, ni Giuseppe O. ni Manuel Silva Vila, que se halla en prisión por hechos muy recientes quisieron responder a las preguntas de ninguno de los presentes, ni siquiera de sus propios letrados.

Sí declararon algunos de los ciudadanos colombianos que viajaron a Galicia con un kilo de lo que parecía ser cocaína pero que finalmente, tras el oportuno análisis, no lo era. Todos ellos confirmaron que se dedicaban a engañar a narcotraficantes dándoles gato por liebre, entregándoles paquetes con cafeína (en este caso) pero también con azúcar o sacarosa, según los casos. Junto al gato llevaban la liebre, en forma de media docena de gramos auténticos que servían de muestra en el momento de la entrega. 

Así pues, y aunque en el operativo la cantidad de sustancia estupefaciente decomisada fue insignificante, el fiscal pedirá penas de hasta siete años de prisión para los acusados. Este martes declaran los investigadores.

Un italiano se afincó en Poio para adquirir cocaína a través de...