El lobo mata 23 corderos y ovejas en Cutián: "Danme ganas de parar e non seguir con isto"

Este ganadero de Cerdedo-Cotobade explicó que le sorprendió el ataque, cometido el pasado día 1, porque el rebaño se resguardaba cerca de las casas
Ovejas y corderos muertos en Cutián. CEDIDA
photo_camera Ovejas y corderos muertos en Cutián. CEDIDA

El lobo ha vuelto a atacar. Así lo constatan en distintos puntos de la comarca de Pontevedra los ganaderos, que en las últimas jornadas han tenido que realizar las pertinentes llamadas al servicio de Medio Ambiente para verificar los daños y poder presentar las reclamaciones de ayuda.

El Concello de Cerdedo-Cotobade, uno de los espacios en los que con frecuencia se repiten este tipo de incursiones del depredador ha sido escenario de alguno de los ataques más recientes, entre ellos, uno que dejó prácticamente mermado el rebaño de un joven ganadero de Cutián, en la zona de Sacos, en donde todos se sorprendieron al encontrar, a primera hora de la mañana, con que de un rebaño de más de 30 ovejas, solo diez sobrevivieron al ataque de un ejemplar o una manada de lobos.

Una de las ovejas atacadas por el lobo. CEDIDA
Una de las ovejas atacadas por el lobo. CEDIDA

En total, aparecieron muertas 23 cabezas, diez de ellas ovejas adultas y otros 13 corderos de distintos tamaños y edades.

El ganadero, que prefiere no dar su nombre, explicó que se quedó profundamente decepcionado después de este revés, sucedido el pasado día 1 de febrero. "Danme ganas de parar con todo e non seguir con isto", explicó, antes de aclarar que con este rebaño se cubren dos funciones, puesto que además de abastecer a la familia y a algunas carnicerías que demandan la carne de los corderos, los animales pastan en una finca de una vivienda perteneciente a su familia, ayudando a que no se llene de maleza y facilitando las tareas de limpieza para evitar riesgo de incendios o la proliferación de alimañas.

"Neste momento, con este rebaño, xa estaba mantendo a metade das fincas do pobo, porque os veciños vanmas cedendo para que os animais pasten, e así quédanlles limpas de maleza", indica el afectado, que sostiene que, de momento, sigue con su mermado rebaño tratando de afrontar esa misión.

"É unha parcela no medio das casas. Non pensei que o lobo se adentrase tanto"

El vecino de Cutián señala que es la primera vez en los varios años que lleva cuidando de las fincas con las ovejas, en la que padece un ataque del lobo. Con respecto a si ha sido algún tipo de perro asilvestrado, indica que a los agentes de la naturaleza que acudieron a verificar el caso, no les cupieron dudas. A su vez, señala que nunca había tenido ni la sospecha de que "o lobo podía vir por Cutián, porque esta zona é unha parcela no medio das casas, preto de todo, e non pensei que se adentrase tanto".

En cuanto a la tramitación de los daños, indica que ha tenido suerte "porque dei con persoal moi amable que me deu as instrucións precisas e facilidades para pedir as axudas polas perdas. Nunca tiven estas perdas, así que non sei se estas compensacións son cuantiosas ou non, pero si sei por outros que tardan algo en cobrarse, o cal me parece un problema", relató, porque esas ayudas económicas, en el caso de las explotaciones ganaderas, suponen la única vía para mantener el resto de la cabaña o comprar más reses y reponer las perdidas en un plazo razonable de tiempo.

Comentarios