miércoles. 03.03.2021 |
El tiempo
miércoles. 03.03.2021
El tiempo

"Non temos que relaxarnos, isto é peor que en marzo"

El presidente de Protección Civil de Poio, Vicente Caamaño, en una imagen del año pasado. CEDIDA
El presidente de Protección Civil de Poio, Vicente Caamaño, en una imagen del año pasado. CEDIDA
El presidente de Protección Civil de Poio, Vicente Caamaño, confinado por ser positivo en covid, pide a sus vecinos que no bajen la guardia

No solo Campelo, el sector del marisqueo y O Vao cuentan con familias confinadas por entero por el covid-19 en Poio. Las hay en todos los puntos del municipio y, en algunos casos, se trata de familias en las que han asumido actividades y situaciones de riesgo desde el principio de la pandemia pero que en la tercera oleada han encontrado un muro infranqueable.

Es el caso de Manuel Vicente Caamaño y los suyos. El presidente de la Agrupación Local de Protección Civil ha estado al pie del cañón durante los meses del confinamiento y en verano manteniendo siempre las precauciones, pero en esta tercera oleada sus hábitos de prevención consolidados no han sido suficientes. "Estamos toda a familia confinados e contaxiados. Cremos que e a raíz dunha visita a uns parentes en Campelo e levamos desde o venres pasado con síntomas, ao principio leves, e agora máis molestos", explica.

Vicente Caamaño reconoce que no se esperaba verse envuelto en un foco familiar, y atribuye a la alta capacidad de contagio del virus esta situación. "Ata se contaxiou unha persoa que estivo con alguén da nosa casa 20 minutos, cunha mesa enteira de por medio e nunha actividade que pensabamos que era segura", lamenta.

Uno de los problemas que detecta es que "hai unha etapa na que se está asintomático pero na que se é potencial contaxiador. No noso caso, cando o familiar estivo en Campelo, alí ninguén sabía que era positivo e non se soubo practicamente ata que nós notamos os síntomas, coma dor de cabeza e dor muscular, e nos sometemos ás PCR. Ese tamén pode ser o motivo polo que se está expandindo sen control", manifiesta, recomendando que, ante esta situación, "nadie se confíe, porque toda precaución é pouca".

Caamaño añade que "por sorte, no noso caso estamos todos ben e o 26, se seguimos así, xa rematará o noso confinamento". El presidente de Protección Civil, que sigue por teléfono la evolución de la actividad de la agrupación, señala que "algo cambiou" con respecto al virus en las oleadas anteriores. "Pode que sexa máis contaxioso, porque en verán houbo moita vida social, máis ca agora e non había tanta incidencia", apunta, aunque también detecta que el problema "pode estar sendo o cansancio, que nos leva a un exceso de confianza. Dixéronnos tanto o de que hai que convivir co virus que parece que algúns pensaron que se podía, pero non hai convivencia posible por parte da covid: o virus está matando, morren centos de persoas".

El responsable de los voluntarios de Poio se suma a los llamamientos realizados por el alcalde y por el gerente del área sanitaria para recomendar a sus convecinos que "extremen a prudencia. Non temos que baixar a garda, porque isto é peor que en marzo. Daquela, como había moito medo, a xente non se xuntaba, botaba o hidroxel e non sacaba a máscara", recalca, para reflexionar y añadir que, tal vez en las últimas fiestas, "o feito de estar en familia, pensar que se estaba con persoas de confianza, levou a moitos a confundirse e a esquecer as medidas básicas".

"Non temos que relaxarnos, isto é peor que en marzo"
Comentarios
ç