Pérdida de cartera con final feliz en Tenorio

Una pareja de Cotobade extravió la billetera, con 120 euros, en el Mercado de Pontevedra y la vecina de la Boa Vila que la encontró se la llevó a su domicilio
Cándido Cruz y Luisa Ramírez con la cartera recuperada. GONZALO GARCÍA
photo_camera Cándido Cruz y Luisa Ramírez con la cartera recuperada. GONZALO GARCÍA

Cándido Cruz y su esposa, Luisa Ramírez, de 87 y 84 años, respectivamente, experimentaron el pasado martes un bonito gesto de civismo: recuperar su cartera extraviada gracias a que una vecina de Pontevedra se acercó a devolvérsela a su hogar, en Tenorio (Cerdedo-Cotobade).

Podría ser algo más habitual de lo que pudiera parecer, pero la pareja, que emigró a Madrid hace años y retornó ahora a su localidad natal por motivos de salud, no esperaba que alguien se pudiera "tomar tantas molestias" para entregarles su preciada pertenencia.

Agradecimiento

"Es de buen vecino ser agradecido y nosotros queríamos darle nuestra más sinceras gracias a Marina, que encontró nuestra cartera con 120 euros y nos la devolvió con el dinero y todo lo que contenía", afirma la pareja de octogenarios.

Cada dos o tres días a la semana, Cándido Cruz y Luisa Ramírez van a hacer las compras de la semana a Pontevedra. En esta ocasión, la esposa del madrileño o Pepe de Agostina, como también se le conoce a Cándido Cruz, partió a hacer la ruta habitual. "Del Froiz bajó al Mercado de Abastos y cuando fue a pagar el pescado se le cayó la cartera. Esta billetera se la encontró un señor y este, a su vez, se la dio a su esposa, Marina, que fue la que nos llamó por teléfono preguntándonos cómo podíamos quedar", explica Cándido a la vez que destaca que esta vecina de Pontevedra hizo todo lo posible por llegar hasta la aldea de Tenorio y llevar a cabo la devolución.

Para este matrimonio el "tomarse la molestia" de desplazarse desde la Boa Vila hasta su lugar de residencia fue un acto genuino que les demostró a estos vecinos de Tenorio que Marina "es una maravillosa persona", subraya Cándido Cruz.

Al parecer, Marina pudo localizar al matrimonio de Cerdedo-Cotobade gracias a un recibo que había en la billetera. "Había cargado previamente el teléfono móvil y allí (en el recibo) estaba apuntado el número de teléfono", explica el protagonista de esta historia.

Para este matrimonio la bondad de Marina no les ha pasado desapercibida y, gracias al esfuerzo de esta vecina pontevedresa, lo que empezó como un disgusto acabó de la mejor manera posible.

Comentarios