lunes. 26.10.2020 |
El tiempo
lunes. 26.10.2020
El tiempo

Vilaboa ► El plan es contenerlo

Limpieza en una gasolinera de Vilaboa. DP
Limpieza en una gasolinera de Vilaboa. DP
El concello con menos habitantes de los que tienen restricciones se estanca en la veintena de contagios y repartirá máscaras a estudiantes y colectivos vulnerables

Contención es la palabra que describe la evolución de la pandemia en Vilaboa. El Concello suma en este momento, 22 positivos en covid-19, que obligan a permanecer en cuarentena o aíslamiento a 35 personas. ¿Cuál es la cifra con la que entró Vilaboa en la terna de concellos con restricciones, hace apenas dos semanas? Pues un total de 37 casos. La cantidad sigue sin ser demasiado elevada en términos absolutos, pero para entender su peso, hay que relacionarla con la población: 5.874 habitantes. Es decir, que llegó a haber casi un contagiado por cada 159 vecinos. A mayores, en este concello, que ostenta el honor de ser el municipio más pequeño en cuanto a población de todos los que padecen restricciones, se dio una de esas paradojas de la estadística que disparan las alarmas: después de pasar un mes de agosto en el que se registraron cero contagios, en los primeros días de septiembre se detectaron los 37 positivos. La cifra causó un gran impacto, y en ese momento, se temió lo peor. Un brote asociado a una comunión y otro relacionado con una comida familiar ocasionaron casi la mitad de los positivos que desencadenaron la inclusión de Vilaboa en esta lista.

A estas alturas, tras dos semanas de restricciones, todavía no se puede dar la situación por controlada, aunque las cifras han ido en descenso. El problema es que, tras un periodo en que las altas sanitarias han ido superando a los nuevos positivos, la cifra se ha estancado en torno a la veintena de afectados.

Uno de ellos, el positivo de una menor en la Galiña Azul vilaboesa, hizo temer lo peor, al tener que cerrar el aula de dos años del centro. A pesar de ello no se han detectado contagios ni a menores ni a cuidadoras del centro, que está a punto de poner fin al periodo de cuarentena.

El alcalde, César Poza, está siendo informado a diario sobre el goteo de altas y bajas. En algún momento confesó alivio, aunque siempre dice que la situación equivale a un diagnóstico de "estable dentro da gravidade". Es decir, que no es, para nada, el escenario deseable, pero se está consiguiendo que no empeore.

Con una población rural o periurbana y con una mayoría de pequeñas y medianas empresas de servicios, ¿cómo se consigue que la gente asuma esta situación?

"Facemos o que podemos, como reforzar a limpeza dos centros escolares e zonas públicas. Tamén repartiremos desde hoxe unhas 3.000 mascarillas que nos cedeu o Estado a través da Subdelegación e que irán a colectivos vulnerables e a estudantes. E ata faremos unha comisión de seguemento da pandemia", relata el alcalde, que considera que "os veciños si cumpren as restriccións. pero non hai que esquecer que somos unha poboación moi vinculada a Pontevedra e iso lévanos a asumir contaxios que, de termos unha capacidade de illamento maior, como por exemplo a de Cerdedo-Cotobade, ou A Lama, non se terían producido", indica.

Vilaboa ► El plan es contenerlo
Comentarios