lunes. 25.10.2021 |
El tiempo
lunes. 25.10.2021
El tiempo

"Primero cogí una piedra, después pensé que con el móvil tendría pruebas"

undefined
La playa de Lourido. ARCHIVO
La mujer que denunció al acosador de la playa de Lourido indica que hay más casos que los tres denunciados

La mujer que interpuso el martes la primera denuncia contra el vecino de Pontevedra de 41 años acusado de masturbarse en la playa de Lourido y realizar fotos a mujeres en topless explicó este jueves que "son varios los casos de otras chicas que han pasado por lo mismo. Algunas dicen que antes esto sucedía en el paseo, pero que, con el tiempo esta persona debe de haber cogido confianza y ahora se acerca a menos de un metro" de sus víctimas.

Eso es lo que sucedió en el arenal el pasado martes a las 14.00 horas, cuando ella estaba en la playa, en topless, atenta a su teléfono, y notó como se acercaba alguien que, al darse la vuelta, resultó ser el presunto acosador, ya en plena acción. Ella, como primera reacción, se puso la camiseta y buscó una forma de defenderse. "Primero, cogí una piedra, pero luego pensé que con el móvil tendría pruebas", indica. Otras bañistas alertaron a la Policía, que se personó en el punto y consiguió atajar al atacante en su huida, ya en coche, en la zona de la rúa Peirao Besada.

Poco después, tras comprobar que la persona tenía fotos de tres chicas distintas en topless en su dispositivo, la primera denunciante decidió publicar su caso en las redes sociales para hacer un llamamiento por si había otras posibles afectadas que no se habían atrevido a denunciar su caso.

"Lo hice indignada y animo a otras chicas que hayan pasado por lo mismo a recurrir a la Policía y a denunciar. ¿Por qué tengo que tener miedo de volver a la playa? o ¿por qué tengo que pasar yo vergüenza por esto si no he hecho nada a nadie?", relató este jueves.

El hombre se masturbaba ante las mujeres y en su teléfono se hallaron nueve fotos 'robadas' a las bañistas

RESPUESTA. A su llamada respondieron, por privado, algunas usuarias de Lourido que dicen haber pasado por la misma situación este verano. Unas, dispuestas a denunciar, y otras, más reacias. "Yo, desde luego, pienso actuar con todas las consecuencias", indica la primera afectada, que espera que, al menos, "esto sirva para que no se repita la situación en esta playa" e indica que "esas cosas se pueden hacer en el ámbito privado, sin necesidad de hacer que otras personas pasemos miedo o nos veamos en esta situación".

La Policía de Poio indicó que, tras esta denuncia ciudadana, se montó un dispositivo con el que se dio con la persona en cuestión, un pontevedrés de 41 años, al que, gracias a este testimonio y a los de otras dos denunciantes, se le acusa de tres delitos de "exhibición obscena".

La actuación policial se generó el martes a primera hora de la tarde, pero la investigación, así como la acción de la propia afectada en redes sociales motivaron que apareciesen más casos.

Así, el miércoles día 29 por la mañana se personó en dependencias otra chica denunciando al mismo hombre por hechos similares que sucedieron el lunes día 27. El denunciado llevaba la misma ropa y el mismo vehículo, y la mujer lo identificó sin ningún lugar a duda.

El hombre se enfrenta a cinco sanciones

El miércoles por la tarde otra chica denunciaba ante la Policía Local que el día 21 de septiembre también sufrió un suceso similar. En este caso ella se fue por el temor al observar al hombre y dejó su ropa atrás, el varón siguió masturbándose con la ropa de la mujer en la mano. La descripción también coincide con el mismo hombre.

Por estos hechos, el hombre será propuesto con reincidencia a tres sanciones de 601 a 30.000 euros para su remisión a la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra por la "realización de actos de exhibición obscena".

El arma que presuntamente no podría portar el denunciado.Además, se le imputa una cuarta sanción de 601 a 30.000 euros para su remisión a la Subdelegación del Gobierno de Pontevedra "por portar un arma prohibida en vía pública sin la debida autorización", ya que, tras interceptarle, la Policía halló en su coche una defensa extensible, arma utilizada por agentes de las fuerzas de seguridad debidamente autorizados para su porte.

Por último, dado que el acusado trató de huir en un primer momento e hizo caso omiso de las órdenes del primer policía que le dio el alto, recibirá una quinta multa por no obedecer las órdenes de un agente, en este caso de 200 euros y la retirada de cuatro puntos del carné que tramitará el Concello.

La Policía no descarta que se produzcan nuevas denuncias por casos similares relacionados con el mismo hombre.

Del mismo modo, se está investigando si sus acciones son constitutivas de más tipos delictivos, al portar en el momento de la identificación, en su dispositivos nueve fotos de las mujeres afectadas que habían sido tomadas sin consentimiento.

"Primero cogí una piedra, después pensé que con el móvil tendría...
Comentarios
ç