viernes. 05.06.2020 |
El tiempo
viernes. 05.06.2020
El tiempo

Se duermen en un patito hinchable en Lourido y despiertan en medio de la ría

Rafael, uno de los protagonistas de la peripecia, poco después de alcanzar la playa de Lourizán con su pato hinchable. JOSÉ LUIZ OUBIÑA
Rafael, uno de los protagonistas de la peripecia, poco después de alcanzar la playa de Lourizán con su pato hinchable. JOSÉ LUIZ OUBIÑA

Una pareja logró alcanzar la playa de Lourizán 'remando' con un palo tras ser arrastrada por las corrientes y el viento desde la otra orilla

Rafael, mariscador de la zona de Redondela, y su pareja, se vieron envueltos en una peripecia que difícilmente podrán olvidar en la tarde de este martes, mientras disfrutaban de la espléndida jornada de sol y playa que ofrecían las Rías Baixas.

La pareja decidió adentrarse en el mar (se hallaban en la zona del arenal de Lourido) a bordo de un patito hinchable, con el infortunio de que, producto del movimiento del mar, el calor del sol y la brisa, acabaron por quedarse dormidos.

Unos minutos después, al filo de las 18.30 horas, se despertaron. Su sorpresa fue que ya no estaban cerca del concello de Poio, sino en una zona muy próxima a la factoría de Ence, en el otro margen de la ría.

Los implicados en la aventura, que por suerte se quedó en una anécdota para que puedan contar en los años venideros, explicaron a este periódico que tuvieron momentos de tensión, pues el patito hinchable se quedó completamente a la deriva. El motivo era la presencia de un viento del Norte que soplaba con fuerza moderada, lo que, unido a las fuertes corrientes marinas existentes en el canal central de la ría, les impedían regresar a Lourido.

"Pudimos coger un palo y con él decidimos acercarnos a la zona de Lourizán, que estaba más cerca de nuestra posición", explicaron. El palo sirvió, de este modo, de improvisado remo.

La opción de volver hacia Poio era impensable, dada la dirección del viento, que les empujaba de Norte a Sur. En el final de su recorrido, dos patrullas de las Fuerzas de Segurdad, una de la Policía Local y otra de la Nacional, que habían recibido el aviso de la presencia del patito a la deriva, ofrecieron apoyo a los dos ‘navegantes’.

Una vez que tomaron tierra en la playa de Lourizán, a solo unos pasos de la factoría de Ence, se encontraron con un segundo contratiempo: alguien tenía que llevarles de vuelta a Lourido, o bien alguna persona tenía que acudir a Os Praceres para recogerles.

La Policía Local y los vecinos les ofrecieron su colaboración y pudieron telefonear a una persona conocida, que fue la que les devolvió a su punto de partida.

En el momento de la travesía, los protagonistas sí manifestaron haber pasado por momentos de cierto temor, en especial por la posibilidad de que el patito hinchable sufriese un pinchazo en un eventual choque contra las rocas.

Se duermen en un patito hinchable en Lourido y despiertan en medio...
Comentarios