Jueves. 23.05.2019 |
El tiempo
Jueves. 23.05.2019
El tiempo

Y las secuoyas volvieron al mapa

El profesor John McElroy, padre del bosque, en su visita a Poio el año pasado. GONZALO GARCÍA
El profesor John McElroy, padre del bosque, en su visita a Poio el año pasado. GONZALO GARCÍA

BOSQUE DE COLÓN Un año después de la celebración de los 25 años de la plantación de los 500 ejemplares que recuerdan el descubrimiento de América, la emblemática parcela aguarda por la catalogación de Espazo Privado de Interese Natural (EPIN)

El 14 de abril de 2018 la lluvia arreciaba en el Bosque de Colón. Sin embargo, los chaparrones que cayeron durante buena parte de esa jornada resultaron insuficientes para aguar un acontecimiento histórico: el retorno a Poio de los "padres" del Bosque de Secuoyas, santo y seña del Monte Castrove. La llegada del profesor John McElroy y de sus "Columbus Kids", aquellos jóvenes que a finales de 1992 no dudaron en cruzar el océano Atlántico para plantar 500 de estas especies en este enclave de la parroquia de San Xoán como homenaje al descubrimiento de América por parte de Cristóbal Colón en 1492, no estuvo exenta de emotividad y alguna que otra lágrima. Hoy, algo más de un año después de aquel reencuentro, el paraje todavía aguarda a ser definido como Espazo Privado de Interese Natural (EPIN).

Esta es la pretensión de la Comunidade de Montes, colectivo responsable del cuidado de este enclave, el más extenso de Europa en lo que a número de secuoyas se refiere. 26 años después de su plantación, estos árboles superan ya la decena de metros de altura, si bien se calcula que todavía podrían crecer el doble. Sin embargo, la capacidad más sorprendente de esta especie es su longevidad, ya que pueden vivir durante miles de años. Cabe recordar que fue a finales de 2018 cuando los comuneros poienses iniciaron los trámites para lograr la definición como EPIN. Se trata de una figura reservada para la protección de emplazamientos singulares que no son de titularidad pública. A día de hoy, solo el Bosque das Sobreiras do Faro, en el municipio de Oia, posee esta distinción en toda Galicia.

Eventos como la conmemoración de los 25 años de la plantación, un acto que estuvo impulsado por el grupo municipal del PP (fue el encargado de gestionar la visita de McElroy), han ayudado a poner en el mapa de nuevo al Bosque de Colón, así como iniciativas como las visitas teatralizadas llevadas a cabo por la Concellería de Cultura. Además, la propia Comunidade de Montes también ha apostado por echar mano de las redes sociales para dar a conocer las bondades de este enclave. La creación de perfiles en las redes sociales, en los que los usuarios pueden consultar diferentes aspectos y datos relacionados con la plantación, es una de las medidas desarrolladas en los últimos meses, así como la renovación del panel informativo de la zona.

Y las secuoyas volvieron al mapa
Comentarios