domingo. 17.11.2019 |
El tiempo
domingo. 17.11.2019
El tiempo

El último adiós a Juan do Vilar

Juan do Vilar, en 2015. GONZALO GARCÍA
Juan do Vilar, en 2015. GONZALO GARCÍA

La parroquia de San Xoán llora la muerte de uno de los abuelos de la comarca de Pontevedra, Juan Luis Casal, fallecido el pasado lunes a los 104 años. Casal Martínez formó parte de la lista del PP en las elecciones municipales de 2015, tras llegar al siglo de vida

ES PROBABLE que el nombre de Juan Luis Casal no le resulte familiar a mucha gente, pero la cosa cambia cuando se hace mención a Juan do Vilar. La parroquia de San Xoán llora desde el pasado lunes la muerte de uno de sus vecinos más emblemáticos. A sus 104 años, Casal Martínez era uno de los abuelos de la comarca de Pontevedra. No obstante, su carisma no solo venía marcado por la edad, sino también por su manera de entender la vida. Al señor Juan, como le solían llamar sus conocidos, no le tembló el pulso cuando, poco después de alcanzar el siglo de vida, decidió enrolarse en la candidatura que el Partido Popular presentó a las elecciones municipales de 2015. En un reportaje publicado por este periódico, y realizado por la periodista Marina Abilleira, Juan do Vilar afirmaba sin tapujos que "eu sempre fun do PP porque cadra mellor coas miñas ideas, co que penso. Os outros partidos fánseme un pouco aburridos", afirmaba. Aunque su presencia en la lista fue poco menos que testimonial (ocupó el puesto decimoséptimo), su implicación dejó a las claras que, pese a sus 100 años, rezumaba vitalidad por los cuatro costados.

A nivel mediático, la presencia del señor Juan en una candidatura política causó cierto revuelo. Sin embargo, a quienes realmente le conocían bien no les cogió por sorpresa. Este martes, algunos de los numerosos vecinos y amigos que se acercaron al tanatorio municipal para dar el pésame a sus allegados recordaba a Casal Martínez subiendo por una escalera con 98 años para podar las parras de su casa. "As cousas hai que facelas", se limitaba a señalar entonces. La vida de Juan do Vilar no fue un camino de rosas. Tal y como él mismo señalaba en 2015, "eu con catro anos xa me puxen a traballar. Púñanme diante do carro das vacas cunha vara na man, para frealas nas costas". Superviviente es una palabra que define bien a este vecino de San Xoán, que durante los tres años que duró la Guerra Civil solo disfrutó de un permiso de dos semanas "porque nun ataque déronme por morto".

Otro de los aspectos que llevó a Juan Luis Casal a ser un emblema en su parroquia natal fue su trabajo como guarda forestal, papel que desempeñó durante 40 años. "Era o home que máis sabía sobre o Monte Castrove", afirmaba este martes el líder del PP de Poio, Ángel Moldes, que compartió en las redes sociales un emotivo mensaje de despedida. "Era unha gran persoa e un exemplo a seguir", indicó.

Este miércoles por la tarde, a las 17.00 horas, tendrá lugar un funeral en su memoria, en el Mosteiro. Posteriormente, será incinerado en la intimidad familiar.

El último adiós a Juan do Vilar
Comentarios