martes. 25.01.2022 |
El tiempo
martes. 25.01.2022
El tiempo

Enrique López: "Non apareceron as máquinas nin chamou a APLU"

Acampada frente a la casa de Enrique López, en Vilaboa. GONZALO GARCÍA
Vecinos haciendo guardia en las inmediaciones de la vivienda de Vilaboa. GONZALO GARCÍA

El alcalde aguardó el miércoles por una llamada prometida de Augas de Galicia para hablar del informe pendiente, que no llegó a producirse

"Non apareceron as máquinas nin a policía nin nada. De momento está a cousa parada e non sabemos máis. Tampouco tivemos ningún comunicado da APLU". Así describía la situación en la mañana de este miércoles Enrique López Patricio, el vecino de Vilaboa sobre cuya vivienda pesa una orden de derribo por parte de la Axencia de Protección da Legalidade Urbanística (APLU). En la jornada en la que expiró el plazo de 15 días dado por este organismo para que él mismo ejecutase la demolición de forma voluntaria, vecinos y afectado seguían aferrándose, diecisiete días después de iniciar su acampada de protesta, a la esperanza de que el Gobierno autonómico recapacite.

"A idea é intentar ralentizar a demolición, a ver se, entretanto, se adianta o PXOM e a Xunta entra en razón", señalaba López a última hora de la mañana, en un momento en el que en el campamento de guardia montado en las inmediaciones de la casa, situada en el número 58 de Muiño, en la parroquia de Santa Cristina de Cobres, permanecía una veintena de personas. Algunas se habían retirado para preparar la comida del mediodía y regresar por la tarde.

Más numeroso fue el grupo que se concentró a primera hora de la mañana. Señala el alcalde, Luis Poceiro, que hubo guardia desde "as sete e pico", con la presencia de "máis de cen persoas", entre las que se encontraba él mismo, que estuvo acompañando durante unas dos horas. "Parecía que ía ser o día en que as máquinas se ían achegar, pero non veu ninguén e todo segue igual", apuntaba en torno a la una y media de la tarde. Entonces, aguardaba "como auga de maio" una llamada del director de Augas de Galicia, Roberto García, "para decirme en que situación se atopa o informe de Augas que é perceptivo" para la aprobación del PXOM y la consecuente legalización de los núcleos costeros.

Fue la propia secretaria del dirigente de este organismo autonómico la que telefoneó al regidor para avisarle de que "durante a mañá se ían poñer en contacto comigo", pero esa llamada no se produjo en todo el día. El regidor confía en que este jueves sí pueda contactar con el máximo responsable de Augas de Galicia para tratar de buscar una solución a la problemática que está generando en el municipio la falta de este documento urbanístico.

SIGUE LA LUCHA. Así las cosas, la lucha en Vilaboa continúa. "Mentres non haxa noticias imos estar tódolos días aquí, ata que isto se solucione dunha maneira ou doutra", aseguraba ya por la tarde Enrique López, apoyado por los vecinos. "A miña casa e outra ducia están en núcleo e non tería ningún sentido que derribaran unhas vivendas que dentro dun ano poderían construirse no mesmo sitio", insistía el afectado.

Vecinos y representantes del Gobierno local continúan con los actos de reivindicación y apoyo. Prosiguen con las caminatas por las noches y apoyan las actividades promovidas por la plataforma Salvemos Vilaboa para hacerse oír y tratar de frenar la demolición. "É a mínima esperanza que temos, porque non hai outra", reconoce Enrique López. Y a ella se aferra, esperando poder evitar que la piqueta reduzca a escombros su casa. "Estamos á expectativa do que poida pasar",dice mientras , atendiendo a la orden, continúa con los trabajos de retirada de enseres de la casa, que "xa está prácticamente toda baleira", aseguró en el día en que expiró el plazo para iniciar la ejecución de la demolición.

Valedora do Pobo. Recogida de firmas hasta el fin de semana
Una de las iniciativas puesta en marcha por la plataforma Salvemos Vilaboa es la recogida de firmas para presentar ante la Valedora do Pobo. Le piden "que se anule o derribo e que nos defenda ante esta inxustiza, ante esta situación tan complicada", explica Enrique López, el propietario de la vivienda con orden de demolición.

Ya han reunido más de 2.000 firmas y las seguirán recogiendo hasta el fin de semana, en el que tienen previsto cerrar la recepción para eviar el documento a la Valedora do Pobo. Las personas que áun no hayan estampado su rúbrica y quieran hacerlo pueden encontrar hojas de recogida en bares y supermercados de la zona, así como en el campamento que hay instalado en las inmediaciones de la casa.

Enrique López: "Non apareceron as máquinas nin chamou a APLU"
Comentarios