miércoles. 11.12.2019 |
El tiempo
miércoles. 11.12.2019
El tiempo

Un vial secundario en el olvido

Un vallado metálico oxidado es lo único que separa a los usuarios del barranco. GONZALO GARCÍA
Un vallado metálico oxidado es lo único que separa a los usuarios del barranco. GONZALO GARCÍA
La SCD Raxó insta al Concello a que acometa cuanto antes mejoras de seguridad en el Camiño do Rego, que se alza sobre la PO-308 sin espacio suficiente para vehículos y peatones

Un vial excesivamente estrecho, por el que apenas hay espacio suficiente para que circule un vehículo, que asciende hasta una altura de unos 15 metros aproximadamente, sin más protección que un vallado metálico. Este es el aspecto que lleva presentando el Camiño do Rego desde más de 15 años. La paralización de un proyecto para construir un edificio en la parroquia de Raxó, en una parcela situada donde la PO-308 inicia la ascensión hacia A Granxa, en el margen derecho si se circula en dirección a Sanxenxo, dejó en su día a este acceso secundario en unas condiciones que han sido denunciadas en varias ocasiones por numerosos vecinos.

Antecedentes
"El desmonte se realizó en 2002 para la construcción de un edificio que no llegó a hacerse realidad por una sentencia"

Los últimos en alzar la voz han sido los responsables de la Sociedade Cultural e Deportiva (SCD) de Raxó. Su directiva mantuvo a finales del pasado mes de octubre una reunión con la concelleira de Participación Veciñal, Silvia Díaz, y el responsable municipal de Urbanismo, Gregorio Agís, para ponerlos al corriente de las diferentes necesidades que, a su juicio, precisa la parroquia. Durante el encuentro se puso sobre la mesa la preocupación de los residentes sobre el Camiño do Rego. Tal y como recuerda la SCD, el desmonte que se llevó a cabo en el año 2002 "deixou a este vial sen ningún tipo de proteción". El colectivo lamenta que el Concello de Poio "non teña o máis mínimo interese por solucionar tan acuciante situación de risco e perigosidade que presenta este camiño".

Esta falta de seguridad puede afectar tanto a viandantes como a conductores. Y es que la falta de espacio no solo es un problema para los turismos, que deben acercarse más de lo deseado al límite del talud, sino también para las personas que transitan a pie. "Cando pasa por aquí un coche non hai onde meterse", lamenta una vecina de Raxó mientras se prepara para subir hacia el Camiño do Rego. Las quejas no son nuevas. Empezaron a surgir poco después de 2003, cuando el Concello denegó la licencia de construcción a la promotora, a instancias de la Xunta de Galicia. El inmueble no llegó a construirse, pero el desmonte sí se llevó a cabo. Un lustro después, el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia dio la razón a la Administración local, que procedió a instalar un muro de contención para sujetar el terreno. Sin embargo, la única protección con respecto al barranco se limitó a un tramo de valla quitamiedos y una rejilla que no tardó en oxidarse. Además, los lugareños reclaman que se adecente el firme, que en algunos tramos presenta un aspecto muy deteriorado.

Seguridad
"La falta de espacio no solo es un problema para los turismos, que deben acercarse más de lo deseado al límite del talud, sino también para las personas que transitan a pie"

Por su parte, la SCD Raxó también instó al Gobierno local a que, una vez finalicen los trabajos de mejora de la PO-308, acometa también las tareas necesarias "para adaptar os camiños e viais municipais á nova situación das interseccións", habida cuenta de que el proyecto impulsado por la Xunta de Galicia contempla la instalación de nuevas glorietas y rotondas, como la que se ya se está construyendo a la altura de Rabo de Porco.

Por otro lado, la Xunta de Goberno local abordará una propuesta presentada a través de la Policía Local para la instalación señalización vertical de prohibición de estacionamiento en diferentes puntos de la Avenida Praia, en Lourido. Asimismo, se valorará dotar la Avenida da Toxa, en la parroquia de Raxó, de tres plazas para servicios. La instalación de un espejo de seguridad en la recta de O Laño, en Samieira, para facilitar las incorporaciones a la PO-308, es otra de las medidas solicitadas por particulares.

Un vial secundario en el olvido
Comentarios