miércoles. 16.10.2019 |
El tiempo
miércoles. 16.10.2019
El tiempo

La violencia de género, una prioridad que no entiende de vacaciones, también en Poio

Un agente, en una charla oficial. J.C.
Un agente, en una charla oficial. J.C.
La Policía atendió a más de un caso al mes en materia de violencia sobre la mujer o menores en el primer semestre

La Policía Local de Poio mantiene durante el verano el ritmo de actividad en materia de seguridad ciudadana e intervenciones para salvaguardar la seguridad de mujeres y niños en situación de riesgo al mismo nivel o superior que durante el resto del año.

A pesar de que el cuerpo policial registra, cada verano, un incremento de la carga de trabajo relacionado con el turismo y con el hecho de ser un destino vacacional, precisamente, al tratarse de una población en la que aumenta la cantidad de ciudadanos y ciudadanas en época estival, los conflictos de temática relacionada con la violencia intrafamiliar, la violencia contra la mujer o los abusos, tampoco descienden, sino que incluso se pueden llegar a detectar repuntes. Fuentes de la Policía poiense explicaron, en ese sentido, que el cuerpo se refuerza con cuatro auxiliares en verano que se centran en el trabajo de tráfico y las playas, de modo que se salvaguarda al máximo la operatividad de los y las agentes para atender a los asuntos de seguridad ciudadana y denuncias o intervenciones relacionadas con la violencia de género o sobre menores.

Aunque se refuerza cn cuatro auxiliares, estos se centran en las playas y el tráfico para mantener la operatividad de los agentes

Las cifras del primer semestre del año permiten hablar de una media de más de un caso al mes, con algo más del 50% de actuaciones relacionadas con la violencia familiar, por parte de menores o sobre menores mientras que el resto serían denuncias específicas de violencia ejercida sobre mujeres por sus parejas o exparejas. En la mayoría de las situaciones del segundo grupo, los casos acaban en el juzgado de Guardia o en la Guardia Civil, si es preciso proporcionar protección a las víctimas.

Aún en el caso de que las llamadas o actuaciones policiales no generen denuncias, el registro o comunicación que generó la intervención policial se traslada al CIM o a la entidad pertinente para cumplir con los protocolos establecidos de cara a la detección y tratamiento de las situaciones de riesgo. Además del cumplimiento de los protocolos administrativos, Poio dispone de unas instalaciones específicas apropiadas para el tratamiento de estos casos, con oficinas policiales diseñadas de modo que víctima y agresor no tengan que verse, en caso de que coincidan en la instalación y con oficinas específicas del Centro de Información á Muller para las consultas y el seguimiento de las situaciones de riesgo,

Asimismo, la Policía recuerda a los y las ciudadanas los medios a su disposición para reclamar ayuda, tanto a través del número de la Policía Local, como del de la Guardia Civil, o el número gratuito 016 que no deja "huella" en el registro de llamadas. En todos los casos, indican, existe cooperación entre las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado encaminada a garantizar la respuesta más rápida, eficaz y apropiada para cada situación.

La violencia de género, una prioridad que no entiende de...
Comentarios