Miércoles. 15.08.2018 |
El tiempo
Miércoles. 15.08.2018
El tiempo

"Na zona hai unha falla pero o máis normal é esperar que non pase nada grave"

Ponte Caldelas terremotos
Ponte Caldelas terremotos

La comarca de Pontevedra suma cinco terremotos al enjambre sísmico, tres de ellos en Ponte Caldelas

La comarca de Pontevedra registró cinco nuevos terremotos para sumar a su serie sísmica iniciada el 15 de mayo en Ponte Caldelas y que tuvo el jueves una sucesión de cinco temblores, cuatro de ellos producidos desde las tres de la madrugada y con magnitudes de entre 1,9 y 3,2.

El primero de los sismos se produjo a las 3.07 horas en Vilaboa, en O Toural y alcanzó una magnitud de 2,9. Once minutos después los sismógrafos registraron actividad en Ponte Caldelas, en donde se repetirían los temblores a las 5.02 y a las 7.13 horas.

Las reacciones fueron más numerosas que en la jornada en la que se inició el enjambre sísmico

Este último movimiento se convirtió en el más fuerte de toda la serie, con magnitud 3,2, después de su revisión (los cálculos iniciales lo situaban en el Atlántico y atribuían una magnitud 4,4) y con una intensidad III. Este terremoto tuvo el epicentro en Taboadelo, a 17 kilómetros de profundidad.

Más de 30 personas aportaron datos al IGN declarando haber notado sus efectos en Ponte Caldelas (Rebordelo y Parada), Pontevedra, Poio (Orgodomonte, Anafáns, Boavista, Campelo y Liñares), Barro (Curro), Marín (San Xulián, Mogor, Cernello y Aguete), Sanxenxo (Gondariño y Portonovo), Meis, Vilagarcía, y sitios tan distantes como Melón o Santa Uxía de Ribeira. El último temblor se registró en O Rial (Pontevedra) a las 19.37 horas y tuvo una magnitud de 2,2 aunque no se recogieron testimonios de personas que lo hayan notado.

Las reacciones fueron más numerosas que en la jornada en la que se inició el enjambre sísmico del que los expertos aseguran que no se sabe cuándo puede terminar "aunque todo indica que no producirá mayores sustos".

Uno de los especialistas que aportaron datos sobre el fenómeno es Luis Cabañas, portavoz del Instituto Geográfico Nacional y sismólogo, quién explicó que, a pesar de la repetición de movimientos, "no hay motivos para la alerta". Luis Cabañas matiza que "la sismología no predice, pero hay leyes que aproximan basadas en las series históricas y lo que se puede pensar es que el proceso martes irá decayendo, y que no tiene por qué haber un terremoto más fuerte, pues no hay una falla activa conocida".

Ante las declaraciones de los geólogos de la Universidade de A Coruña, que desde el miércoles señalan que sí existe una falla Norte Sur que discurre por la zona, Cabañas matiza que "los investigadores locales conocen más en profundidad. En el Instituto empleamos solo los datos publicados y registrados de fallas activas, que han presentado sismos con anterioridad y este no es el caso", matiza, recordando ejemplos como Becerreá en donde sí hay documentados terremotos de magnitud 5,1 y señalando zonas de enjámbres sísmicos como Jodar (Jaén), que "acumula cientos de sismos".

Pero, debe estar preocupada la gente ante este fenómeno? El sismólogo apuesta por mantener la calma, pues "la realidad es que ahora mismo hay indicios de una sismicidad moderada o baja. Teniendo en cuenta todo lo registrado hasta el momento, no tendría por qué haber más que el decaimiento del proceso, pero nunca es descartable al 100% algo mayor".

Quién sí conoce la existencia de la falla que discurriría por Ponte Caldelas es el catedrático y profesor emérito del Instituto Universitario de Xeoloxía de la Universidade de A Coruña Juan Ramón Vidal Romaní. "Na zona hai unha falla, pero no IGN non o saben porque recollen datos referentes á sismoloxía, non á xeoloxía", apunta el experto, que manifiesta que "o máis normal é esperar que non pase nada grave", aunque, "nesta materia só podemos dicir como, pero non cando se producen os fenómenos".

"Observando a zona onde se construíron as estradas, como a N-550 se pode observar unha depresión, na que era máis fácil construír, e que nos serve para imaxinar como é esa falla". El experto señala que esa fractura puede estar sufriendo "un reacomodo" producido "polo efecto da acción da placa de Eurasia que está levantando a placa peninsular". Además, recuerda la secuencia de zonas termales desde Carballo, pasando por Ponte Caldelas o por Mondariz "ou, máis ao Sur, Ponte de Lima", que son evidencias de que el agua filtrada consigue llegar a las zonas más profundas de la corteza terrestre, en donde alcanza grandes temperaturas. "Hai augas termais, hai movementos sísmicos, logo hai falla. Non paga a pena negalo. A mellor maneira de tranquilizar é dicir o que se pode esperar nesta situación e, neste caso, polo que ten sucedido antes, parece moi improbable" que la tierra dé un susto más fuerte.

Así lo vivieron los vecinos de la comarca

Bernardo Rey, vecino de O Muíño, Poio: "Somos seis na casa e espertamos todos, soou como unha explosión"
En casa de Bernardo, en Poio, el sismo no pasó inadvertido. "Oín o estrondo dunha explosión. Crin que estoupara a bombona na casa do veciño. Somos seis en casa e espertamos todos. Despois de mirar pola fiestra e ver que non había nada, miña irmá lembrou os terremotos. Creo que este era o 'gordo' e os outros o anunciaron, así que quedo máis tranquilo".

Lea Lusquiños, vecina de Baltar: "Pensei: non pode ser un terremoto outra vez, pero si que o era"
Lea Lusquiños ya estaba despierta este jueves a las 7.13 minutos cuando notó el temblor. "Estaba na cociña, pois ía ir cunha amiga a axudarlle a vender rifas. De repente notei como se temblara casa. Pensei: non pode ser un terremoto outra vez, pero si que era. Púxoseme a pel de galiña. Meu marido e meu fillo tamén o notaron. En cambio a miña filla, que sentira o día 15, nin espertou".

Natalia Tourón, vecina de Taboadelo: "Foi como se pasara un camión de grandes dimensións"
"Estaba case esperta e foi como se pasara un camión de grandes dimensións. Quedei un momento pensando que fóra aquel ruído tan extraño. Fun á ventana a ver e non había nada. Pensei: seguro que foi unha ráfaga de vento, pero tampouco, estaba todo en calma", relata Natalia Tourón, que es de Taboadelo, zona en donde se situaría el epicentro del sismo de magnitud 3,2.

"Na zona hai unha falla pero o máis normal é esperar que non pase...