Huelga de transporte

El 100% de la flota de bajura de la provincia permanece amarrada

A nivel nacional el seguimiento del paro del sector pesquero es desigual. Los pescadores advierten: "Se non se soluciona en dous días haberá desabastecemento total de peixe"

Flota amarrada en Bueu. RAFA FARIÑA
photo_camera Flota amarrada en Bueu. RAFA FARIÑA

La flota pesquera de Pontevedra se ha sumado masivamente al paro nacional y permanecerá amarrada a puerto como mínimo hasta mañana cuando el sector se reúna con el ministro de Agricultura, Luis Planas, para buscar una solución a la subida del precio del combustible. Así lo explicó este lunes el presidente de la Federación Provincial de  Cofradías de Pescadores, José Manuel Rosas, que confía en que de la reunión de mañana salga una solución. "Planas traerá o paquete de medidas que están acordando hoxe. Se nos convence levantarase o paro e se non aínda están sen determinar as mobilizacións que vamos a levar a cabo", manifestó.

"Esta situación é inasumible", añadió Rosas, "o prezo do gasoil triplicouse, pero chove sobre mollado porque a iso hai que engadir o aumento do custo da vida, o incremento do salario mínimo, entre outras cousas". 

En Galicia hay más de 4.700 barcos de bajura de los que alrededor de 2.000 embarcaciones son de Pontevedra. El representante de las 22 cofradías de la provincia aseguró que si este paro se prolonga en dos días habrá desabastecimiento "total de peixe".

RÍA DE AROUSA. "En Cambados está todo amarrado e a flota non vai soltar cabos". Tal como había vaticinado la semana pasada el patrón mayor de la Confraría, Ruperto Costa, todo el sector atendió la convocatoria de paro acordada por las federaciones provincial y gallega, y esta situación se mantendrá, la menos, hasta mañana, a la espera de los resultados de las conversaciones, y será después cuando se reúna de nuevo para adoptar nuevas medidas.

Idéntica respuesta es la de O Grove. Su patrón mayor, Antonio Otero, hizo una advertencia: "Se non hai solucións, tomarermos outras medidas, que poderían ser continuar co paro ou meter presión dalgunha outra maneira, pero todo está por decidir". 

Como ya estaba previsto, la excepción la constituyen los doce barcos que partieron a la campaña de la caballa en el Cantábrico, con 60 marineros, que permanecen amarrados en puertos cántabros.

En A Illa también permanecen todos los barcos amarrados. "Segue o marisqueo a pé porque no lle afecta a suba do gasóleo", precisó su patrón mayor, Juan José Rial, al igual que en otros puertos de  Arousa, pero el tope de recogida de moluscos se reduce al mínimo ante la imposibilidad de hacerlo llegar a sus destinos habituales, limitándose al mercado de proximidad.

TERRITORIO NACIONAL. A nivel nacional el seguimiento del paro pesquero está siendo desigual. Un total de 8.839 barcos del sector están convocados a este amarre colectivo. Mientras que las embarcaciones de Andalucía y del mediterráneo secundaron de forma masiva la convocatoria, en el Cantábrico noroeste y Canarias el seguimiento ha sido desigual, aunque tuvo una mayor repercusión en Asturias.