La cofradía de Vilaboa pide el cese de actividad por la mortalidad de la almeja

El conselleiro do Mar explora la petición de ayudas por catástrofe "pero hai que documentalo ben"  ►La Xunta buscará especies más resistentes

                      El conselleiro do Mar, en el centro, en el encuentro de más de una hora  con la Confraría Pedra da Oliveira.
photo_camera El conselleiro do Mar, en el centro, en el encuentro de más de una hora con la Confraría Pedra da Oliveira. G. GARCÍA

La Confraría Pedra da Oliveira acaba de completar el proceso para solicitar el cese de actividad ante la Consellería do Mar, después de los muestreos durante las últimas jornadas en las que se constataron los altos porcentajes de mortalidad entre berberecho y la almeja, principal fuente del recurso de este pósito.

El dato se conoció el 29 de noviembre en el transcurso de un encuentro del conselleiro do Mar, Alfonso Villares, con las integrantes del pósito, el alcalde y representantes de la Corporación en el que el máximo responsable del departamento autonómico quiso conocer con detalle la situación del pósito en relación con el capítulo de baja salinidad que motivó la muerte masiva del molusco.

En el caso de Vilaboa, la mortandad más elevada fue de berberecho, aproximándose el porcentaje al 80%, mientras que en la almeja se mantiene por encima del 60%.

Las mariscadoras, unas 60 familias, no ven posibilidades de abordar la campaña de Navidad ni los meses siguientes con tan poca cantidad de producto.

Villares defendió que, al igual que en las otras rías afectadas, en especial las de Arousa y Pontevedra, la solución para encontrar ayudas a las que se puedan acoger las mariscadoras pasa por la declaración de zona de emergencia para las zonas afectadas. Esta condición dependerá del Gobierno central, "por iso é moi importante documentala ben" para que no sea rechazada. Estas medidas se estudiarán hoy en un encuentro del conselleiro con todos los pósitos afectados.

De cara al futuro, Villares indicó que también se trabajará con los pósitos en las resiembras, como única medida de acelerar el proceso de recuperación de los bancos marisqueros y, en la misma línea, apostó por repoblar con ejemplares más resistentes a estas avenidas de agua dulce. No se trata de una actuación inmediata, sino de buscar especies y variedades con mayor capacidad de adaptación a estos entornos.

A las mariscadoras también les preocupa la influencia del embalse de Eiras y la apertura de sus compuertas en épocas en las que rebasa por los aliviaderos. Inicialmente, destacó el conselleiro "os técnicos dinnos que non ten por que influir", aunque, como mínimo, piden unha mayor comunicación para que estas aperturas de compuertas, en lo posible, no con el momento de marea baja, al ser el que deja al marisco en una situación de mayor vulnerabilidad.

Comentarios