Dos concellos pontevedreses, en una situación financiera "comprometida" en sus cuentas de 2022

El Consello de Contas detecta esas dificultades en trece ayuntamientos gallegos
Juan Carlos Aladro, conselleiro maior del Consello de Contas. ARCHIVO
photo_camera Juan Carlos Aladro, conselleiro maior del Consello de Contas. ARCHIVO

El informe del Consello de Contas de Galicia que analiza las cuentas de las entidades locales relativas al ejercicio de 2022 refleja que trece municipios presentaban una situación financiera "comprometida". En esa lista hay dos pontevedreses: Catoira y Valga.

El resto son cinco ourensanos (A Gudiña, Maceda, Rairiz de Veiga, Riós y Vilar de Barrio), tres coruñeses (Camariñas, Mazaricos y Vilasantar) y tres lucenses (Barreiros, Cospeito y Pol). De todos ellos, Pol, Camariñas, Maceda y Rairiz de Veiga repiten en la lista, después de formar parte de la misma también en el examen a 2021. 

Todos ellos se encuentran en una situación financiera "comprometida" al presentar cifras negativas tanto de remanente de tesorería como de ahorro neto del ejercicio, lo que puede afectar a la sostenibilidad de sus gastos corrientes, según alerta Contas. 

De las conclusiones del informe se extrae que, a fecha de 20 de enero de este año, el 88% de las entidades locales de Galicia cumplieron con su obligación legal de rendición de cuentas al Consello. Así, el 67,41% de las entidades cumplieron en plazo dicha obligación y un 14,76% de las mismas presentan cuentas con defectos de integridad que afectan a su contenido. 

Una vez más, en términos generales en el conjunto de entes locales, Contas incide en el elevado porcentaje que suponen los derechos de dudoso cobro en el total de los pendientes de cobro, por lo que aconseja "acometer un proceso de depuración de saldos, para eliminar de la contabilidad los derechos de imposible recaudación". 

Al respecto, asegura que los dudosos representan de media el 43,4% de todos los derechos pendientes de cobro consignados en el remanente de tesorería de las entidades locales. La tasa oscila entre el 66% de las siete ciudades gallegas y el 6,4% de las diputaciones provinciales. 

Contas también pide una "mayor diligencia" en el cumplimiento de los plazos de formación y tramitación de la cuenta general y subsanación de incidencias detectadas, así como iniciar los procesos de disolución de las mancomunidades sin actividad. Además, solicita que se adopten medidas para garantizar la sostenibilidad de los gastos corrientes de aquellas entidades que presentan ahorro neto y remanente de tesorería negativos. 

A la Xunta, Contas recomienda la modificación del decreto 193/2011, de forma que se condicione la concesión de subvenciones autonómicas a que las entidades estén al día en la rendición de las cuentas generales de los cuatro últimos ejercicios. 

Comentarios