Los concellos reclaman a Transportes que autorice los 13 km que faltan de la Vía Verde

El Ministerio lleva diez años sin tomar una decisión sobre el tramo Arcade-Pontevedra y sigue sin poner fecha al desbloqueo que permitiría a las Rías Baixas tener la mayor senda verde del Noroeste peninsular
El antiguo puente del ferrocarril sobre el Lérez formará parte de la Vía Verde. RAFA FARIÑA
photo_camera El antiguo puente del ferrocarril sobre el Lérez formará parte de la Vía Verde. RAFA FARIÑA

La futura Vía Verde de las Rías Baixas va tomando forma. La senda peatonal y ciclista que unirá Vilagarcía de Arousa y Vigo a través de las viejas vías del ferrocarril tiene en marcha o en proyecto la mayor parte de sus 56 kilómetros. Sin embargo, hacia el sur, hay una parte que permanece en vía muerta, a la espera de una decisión del Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana (Mitma) y la Unión Europea. Se trata de los 13,5 kilómetros de trazado que unen Pontevedra con Arcade, pendientes de la desafección de las viejas vías férreas que permanecen en desuso.

Hace diez años el colectivo ciclista Pedaladas solicitaba por primera vez la conversión de este trazado en senda verde, pero la respuesta sigue sin llegar. En principio, la Administradora de Infraestructuras Ferroviarias (Adif) no pone oposición. La subdelegada del Gobierno aseguraba a final de año que Transportes se pronunciaría una vez empezase a operar el Ave (lo que ocurrió en diciembre) y se pudiese comprobar si finalmente sería necesario el trazado para desdoblar el tráfico de mercancías, aunque fuentes del Ministerio aseguran "que no se ha tomado todavía ninguna decisión".

Por su parte, el concejal de Sostibilidade e Medio Ambiente de Pontevedra, Iván Puentes, señaló este lunes que tras dirigirse al organismo estatal, aguardan una respuesta "este mismo año".

"Hai varios tramos que se podían desafectar xa, porque non poden ter uso de transporte de mercadorías, como o tramo entre Arcade e Ponte Sampaio, non é posible", manifestó por su parte el portavoz de Pedaladas, impulsor del proyecto, Quique Pérez.

En cuanto al tramo norte, los responsables municipales de Pontevedra, Barro, Portas y Caldas tienen prevista una reunión en los próximos días para definir las actuaciones que llevarán a cabo para unir la Vía Verde do Salnés, que ya está concluida, con la Boa Vila, empleando para ello tramos del Camino de Santiago. "Hacia el norte no dependemos de nadie para hacer la senda. Aprovecharemos el Camino y pistas forestales entre Pontevedra y Portas y el puente del ferrocarril del Lérez", añadió Iván Puentes.

Ruta cicloturística de 110 km
Una vez la Vía Verde de las Rías Baixas sea una realidad, Pontevedra ofertará una gran ruta cicloturística y familiar de hasta 110 kilómetros. Y es que a esta se uniría el carril bici creado entre Nigrán, Baiona y A Guarda. "Sería unha ruta familiar e turística de tres días e medio", subrayó el portavoz de Pedaladas, Quique Pérez.

Soutomaior

"Nós apoiamos todas as iniciativas para a Vía Verde, pero mentres non se decidan non podemos facer nada". Así explica el alcalde de Soutomaior, Agustín Reguera, la situación del plan de los concellos del sur de Pontevedra para rehabilitar su tramo en desuso. En parte, la vía vieja también está en uso en su recorrido por Arcade, porque forma parte de las frecuencias de la Estación de Guixar. Tal y como relata Reguera, lo único que puede ser Vía Verde en el mismo sentido que el resto del recorrido es la mitad del puente viejo del ferrocarril situado sobre el Verdugo. No es poca cosa, dado su valor histórico y paisajístico, y no deja de ser un atractivo para el recorrido.

Vilaboa

En 2021 fueron dos las veces que el alcalde de Vilaboa, César Poza, puso sobre la mesa la demanda de instaurar la vía verde en el tramo abandonado del Ave. La primera, en verano, ante responsables de Adif, recibió la misma respuesta que en ocasiones anteriores. "Hai pendente un Plan de Transportes no que non descartan recuperar este tramo, e mentres non se decidan, a vía seguirá así". La segunda, ya en invierno, en presencia de la subdelegada de Gobierno, Maica Larriba, en la que Poza expuso esta demanda. "Se algún día deciden en serio recuperar o tramo terán que facelo todo de novo, tal é o estado de abandono actual", subrayó el alcalde que dice que con el nivel de maleza y deterioro actual es inviable cualquiera de las dos opciones: la turística, o la logística.

En cuanto a la posibilidad de hacer un tramo en sendas paralelas, en este municipio parece totalmente descartada: "O que ten valor é a vía vella", indica Poza, que insiste en que lo otro sería una réplica del Camiño Xacobeo.

Pontevedra

Hacia donde mira con determinación la Vía Verde es hacia su tramo norte. El Concello de Pontevedra tiene la memoria de la futura senda terminada y el pasado mes de enero la Fundación de Ferrocarriles Españoles anunciaba en Fitur que se encargará de redactar el proyecto, tal y como hizo con la Vía do Salnés.

"Estamos pendientes de reunirnos con los concellos para ver una forma conjunta", manifestó Iván Puentes. El concejal explicó que el trazado de Vía Verde que unirá la Boa Vila con Vilagarcía cuenta con un presupuesto de dos millones de euros, de los que Pontevedra tendría que asumir uno. Para ejecutarlo cuentan con 200.000 euros de los fondos Edusi con los que se prevé rehabilitar el puente viejo del ferrocarril y conectarlo con la playa fluvial, proyecto que se prevé se saque a contratación en unos días. "Estos días entra en vigor el presupuesto nuevo y ya están todos los permisos para licitar, que se presenten ofertas y contratar la obra", señaló Puentes.

Puente viejo y Monasterio de San Benito. RAFA FARIÑA
Puente viejo y Monasterio de San Benito. RAFA FARIÑA


Además, el Concello dispone de 500.000 euros más de los fondos Next Generation para destinar a la Vía Verde. "Estamos valorando si los destinamos a conectar Lérez con Barro, o a conectar el puente con la estación de ferrocarril y hacemos el tramo más interno", manifestó el edil de Sostibilidade e Medio Ambiente, que recordó que la Vía Verde saldrá de la estación de tren y seguirá por los juzgados, la pasarela del tren, Ernesto Caballero, Valdecorvos, Tafisa, el paseo del río hasta la playa fluvial,el puente del ferrocarril, el monasterio de San Benito, Xunqueira de Alba "y luego ya engancha en el Camino de Santiago hasta Barro", dijo Puentes.

La tercera remesa corresponde a otros 200.000 euros también procedentes de los fondos Next Generation que el Concello solucitó a través de la Xunta y el Gobierno de España para poner en valor Bienes de Interés Cultural, con los que se impulsará la senda que conecta el puente con el monasterio de San Benito de Lérez.

En cuanto a plazos, el socialista puntualizó que las acciones financiadas con cargo a los Planes de Sostenibilidad Turística tienen que estar ejecutadas antes de 2024. Así, se prevé que en el plazo de un año esté rematada y en uso la obra del puente viejo sobre el Lérez y en la primavera de 2023 la senda hasta el monasterio.

Barro-Vilagarcía

Inaugurada en agosto del año 2020, las expectativas que había depositado el alcalde de Vilagarcía en la Vía Verde se cumplieron con creces. Además de convertirse en una senda que complementa los itinerarios destinados a los caminantes y ciclistas, abrió una nueva fachada al municipio: la que tiene como referentes el Pazo de Rubiáns y el apeadero construido para el servicio de sus propietarios, aunque no en exclusiva.

Y ahora el proyecto que pretende llevar a cabo el Concello es conectar lo que un día fue el trazado del ferrocarril con otro trayecto también cargado de historia y con un indudable atractivo medioambiental: la variante espiritual del Camiño Portugués a Compostela. Esta idea está en sus primeros pasos y podría concretarse a medio plazo.

Gente paseando por la Vía do Salnés. OUBIÑA
Gente paseando por la Vía do Salnés. OUBIÑA


El trayecto de la Vía Verde concluye en el municipio de Portas, unos metros antes de la estación, y también en esta localidad se está apreciando el incremento de visitantes, que además de invertir en salud también es frecuente que incrementen sus conocimientos, porque la fachada de lo que un día fue una Fábrica de Azúcar, de breve trayectoria, dispara las preguntas y explica el motivo de por qué el trazado del ferrocarril se internó por esta comarca.

BARRO. Barro se mantiene en compás de espera para poder formar parte de la Vía Verde de las Rías Baixas pero con una expectativa positiva. "O noso tramo de vía vella está en uso: ten dúas ou tres frecuencias, algunha delas de mercadorías que trae material á cementeira de Portas, e por iso todo se plantexa mediante camiños alternativos", explicó el alcalde, Xosé Manuel Fernández Abraldes. El Concello ya ha dado el visto bueno a la participación en la vía mediante ese recorrido próximo al ferrocarril "que discorrerá por pistas da parcelaria, viais de servizo e varias partes do Camiño Xacobeo". Esto tiene la ventaja de que no exigirá casi obras, ni intervención que altere el entorno. En el lado negativo de la balanza, está la espera a que Patrimonio dé los permisos necesarios para señalizar la vía verde en dominios del Camiño Xacobeo, algo que parece compatible, pues ya se han señalizado otras rutas coincidentes en etapas anteriores. El proyecto se está redactando y los plazos se determinarán en el momento en que se complete esa fase.