miércoles. 21.04.2021 |
El tiempo
miércoles. 21.04.2021
El tiempo

Una conductora ebria pide ayuda a la Guardia Civil para llegar al trabajo en Vigo

Un control de la Guardia Civil. ARCHIVO
Un control de la Guardia Civil. ARCHIVO
La mujer, que cuadruplicaba la tasa de alcohol, viajaba por la A-52 y fue localizada en un arcén en A Cañiza

Una conductora, que cuadruplicaba la tasa de alcohol, solicitó ayuda a la Guardia Civil para llegar a su puesto de trabajo alegando que se encontraba indispuesta por el consumo de bebidas espirituosas.

Los hechos ocurrieron el pasado fin de semana en A Cañiza. La Benemérita la investiga por un delito contra la seguridad vial. 

Los agentes tuvieron conocimiento a través del servicio de emergencias 112 de que una usuaria, que viajaba por la A-52, de Ribadavia a Vigo, requería la presencia de la Guardia Civil para que la trasladaran a su lugar de trabajo.

La llamada fue atendida en primera instancia por el operador de la central Cota de la Comandancia de Pontevedra, que orientaron a la conductora para que estacionase el vehículo en un lugar seguro lo más alejado posible de la calzada.

Instantes después, una patrulla del Destacamento de Tráfico de la Guardia Civil de O Porriño localizó al vehículo estacionado en el arcén de la autovía, a la altura del kilómetros 274, en el municipio de A Cañiza.

La conductora, que se encontraba dentro del vehículo, ratificó a los componentes de la patrulla que había llamado al 112 solicitando ayuda para llegar a su puesto de trabajo, en Vigo, ya que se encontraba indispuesta por haber ingerido bebidas alcohólicas.

Al ser requerida para realizar las pruebas de alcoholemia dio resultado positivo con una tasa de 1,04 mg/l en aire espirado, lo que supone algo más de cuatro veces la tasa máxima permitida.

Una vez retirado el vehículo de la autovía por una grúa, la conductora fue trasladada al acuartelamiento de O Porriño, donde se le notificó su condición de investigada como presunta autora de un delito contra la seguridad vial. Las diligencias instruidas se remitieron al juzgado de Instrucción de guardia de los de Ponteareas.

La conductora, de ser considerada culpable por el juez, se enfrenta a una pena de prisión de tres a seis meses o con la multa de seis a doce meses o con la de trabajos en beneficio de la comunidad de treinta y uno a noventa días, y, en cualquier caso, con la privación de conducir vehículos a motor y ciclomotores por tiempo superior a uno y hasta cuatro años.

Una conductora ebria pide ayuda a la Guardia Civil para llegar al...
Comentarios
ç