martes. 28.09.2021 |
El tiempo
martes. 28.09.2021
El tiempo

"Cuantas más pruebas mejor, y más todavía siendo gratis"

Alejandro Cortegoso es uno de los jóvenes que se sometió al cribado. JAVIER CERVERA
Alejandro Cortegoso es uno de los jóvenes que se sometió al cribado. JAVIER CERVERA
La asistencia a los cribados continúa siendo escasa, pero quienes van defienden su importancia para atajar los contagios de coronavirus

Jóvenes que ya tienen a sus espaldas varias pruebas diagnósticas para detectar el coronavirus y que están convencidos de que acudir a la llamada es lo mejor para cortar la transmisión de los contagios. Es el perfil de las personas que en la mañana de este lunes acudieron al punto covid situado en el exterior del Hospital Provincial de Pontevedra. Quienes opinan lo contrario, obviamente, no pasaron por allí.

Hay dos casetas. En una de ellas se realizan las PCR a personas que son convocadas por ser contactos estrechos con positivos. Es el caso de Nerea Abal, de 17 años, vecina de Campo Lameiro. La prueba debería confirmar el negativo inicial. O eso espera. "Se queremos mellorar a situación sería moi importante que viñeramos todos, sería unha forma de controlalo moito mellor". En su extensa familia apenas hubo cuatro casos "e todos asintomáticos". Ella tampoco es los jóvenes que se divierten sin control. "Vou a tomar algo, monto a cabalo... Na aldea non hai moita xente. Non vou a sitios con aglomeracións porque vivo con miña avoa e non hai que arriscarse".

A la misma caseta acudía Eloy Rosal, un vecino de Meaño de 18 años, que fue llamado a una PCR por ser contacto estrecho con un positivo. Está acostumbrado a realizar estas pruebas periódicamente porque juega al fútbol en un equipo, al igual que Fabio Grajales, pontevedrés de 19 años.

"Ya hice unas cuantas y nunca di positivo -apunta el joven-. Es un poco impensable no venir, porque a día de hoy se puede coger el virus en cualquier sitio". Por eso defiende la importancia de cumplir toda las medidas de seguridad para evitar contagios.

Ver más: Sanxenxo pasa en cuatro días del riesgo bajo al extremo con 45 casos nuevos en una semana

La otra caseta está reservada para realizar test de antígenos a las personas convocadas en el cribado poblacional organizado por el Sergas para detectar asintomáticos. Se citaron a 1.800 jóvenes de entre 18 y 35 años de Pontevedra, Poio y Marín entre el sábado y este lunes (además de otros 1.530, el viernes pasado en Caldas).

La mañana de este lunes era más bien tranquila y eso que "está viniendo más gente que este lunes", por el domingo, apuntó una sanitaria. Al filo de las doce habían pasado 54 personas. Estaban citadas 400 en todo el día.

Una de ellas era María Piñeiro, marinense de 23 años. No dudó en acudir, pues "no pude ir al anterior cribado, porque trabajaba, y me sentí súper mal. En mi entorno está viniendo todo el mundo. Ya que te la hacen y además es gratis", pero cree que "hay gente que pasa, más por vagancia que por el temor a que los confinen".

De Marín llegó también Alejandro Cortegoso, de 18 años, acompañado de su madre, Vanesa Sobral. "Aun le hicieron una PCR en el cribado de la semana pasada en Marín y dio negativo, pero claro que hay que venir si te llaman. Cuantas más mejor, y además siendo gratis", explica la progenitora mientras su hijo sufre los rigores del hisopo. Ambos censuran actitudes como las de algunas personas que, "din "non, eu non o mando ao cribado, a ver se vai ser positivo e nos fastidia". Pois como sexa positivo vaiche fastidiar a ti e a toda a familia". Alumno del IES Chan do Monte, Alejandro no acostumbra a salir demasiado, aunque, sostiene, "mientras salgas con cuidado tampoco te vas negar a ir de fiesta".

"Cuantas más pruebas mejor, y más todavía siendo gratis"
Comentarios
ç