El diésel más caro de Galicia, en un surtidor de Alfoz

En estaciones de Vigo y Gondomar el gasóleo también superaba este jueves los 2 euros, mientras que la de Petroprix en O Porriño era la opción más económica de la provincia
Miguel Ángel Lostre repostando en Lugo. XESÚS PONTE
photo_camera Miguel Ángel Lostre repostando en Lugo. XESÚS PONTE

La referencia más cara de Galicia para repostar gasóleo era este jueves el surtidor de Cepsa en Alfoz con el litro a 2,019 euros, sin contar el descuento. De las cerca de 700 estaciones que remiten datos a diario al Ministerio para la Transición Ecológica, 17 superaban los 2 euros. Tres estaban en la provincia de Pontevedra: en Gondomar y Vigo, todas con la enseña de Repsol y el litro a 2,009 euros.

Si bien es cierto que los descuentos que aplican pueden llegar a 30 céntimos dependiendo de si el automovilista es socio o no de sus planes de fidelización, las grandes petroleras monopolizan las tarifas más altas. De las 17 estaciones en las que el diésel superaba los 2 euros, Repsol (y Campsa, del grupo) copaba 13; la portuguesa Galp, otras dos, y Cepsa, una.

1,747 euros. Este era el precio al que se pagaba este jueves el diésel en Petroprix en O Porriño, la opción más económica de la provincia. La gasolina menos gravosa la dispensaba Plenoil en Vilanova — 1,747 euros—, un 12% más barata que Repsol, que la cobraba 1,989 euros en Vigo.

"Gasto uns 350 euros máis ao mes en gasóleo"

Miguel Ángel Lostre es uno de los 69 taxistas que tiene licencia municipal en Lugo que está sufriendo la irrefrenable escalada de los precios del carburante. Tiene un vehículo adaptado para personas con discapacidad, por lo que es diésel, ya que en el mercado, según dice, no los hay de estas características que sean eléctricos o híbridos. Explica que, como hizo este jueves, reposta unas diez veces al mes, en el que suele recorrer de media entre 4.500 y 5.000 kilómetros. "Antes encher o depósito custábame uns 60 euros, agora 94 ou 95 euros", precisa.

Este taxista considera que ese gasto de más que sufre desde que se disparó el precio del combustible es "insostible" porque "eses 350 euros daríanme para pagar o seguro de autónomos". Pero no solo se ha incrementado el precio del carburante, también el de los repuestos, como los neumáticos, o las reparaciones en los talleres.

El problema que tienen los taxistas es que no pueden repercutir ese significativo aumento del combustible en sus tarifas, como mucho, según precisa,"o equivalente á suba do IPC".

Miguel Ángel Lostre, que preside la Asociación Profesional Radio Taxi de Lugo, recuerda que no actualizan sus tarifas en la capital lucense desde hace años. Dice que primero no lo hicieron por la crisis del ladrillo y ahora por la derivada de la pandemia. "Agora non é o momento axeitado de subilas para que non repercuta no cliente nin no servizo".

SOLUCIÓN. Este taxista considera "insuficiente" la bonificación de 20 céntimos por litro de carburante decretada por el Gobierno porque entiende que no se puede aplicar la misma cantidad a un particular que a los que viven del vehículo, como su gremio o el de los transportistas de mercancías por carretera. Sostiene que la solución a esta escalada de los precios del combustible pasa por implantar el gasóleo profesional, que recuerda que es una vieja demanda del sector.

Pese a la que está cayendo, Lostre dice que al menos los taxistas están teniendo trabajo en Lugo. "Hoxendía non nos podemos queixar despois destes dous anos de pandemia. Tampouco é para tirar foguetes".