Intervenidos en Pontevedra 1.573 litros de aceite de oliva procedentes de Portugal

La mercancía presentaba irregularidades en el etiquetado, almacenada por una empresa de Ribadumia y que habían llegado a supermercados de Poio
Dos agentes, junto a algunas de las cajas de aceite de oliva incautadas. GUARDIA CIVIL
photo_camera Dos agentes, junto a algunas de las cajas de aceite de oliva incautadas. GUARDIA CIVIL

La patrulla fiscal y de fronteras de la Guardia Civil de Pontevedra (Pafif) interviene 1.573 litros de aceite de oliva procedentes de Portugal por irregularidades en su etiquetado al carecer de registro sanitario así como de certificado de trazabilidad.

A raíz de una información del Puesto de Cambados sobre un posible fraude en la comercialización de aceite de oliva se inicia una investigación sobre una empresa de Ribadumia dedicada a la distribución de alimentos.

El pasado 12 de marzo se procede a realizar una inspección en el almacén de la empresa donde se intervienen 1.200 litros de aceite. El responsable de la empresa manifiesta que procede de otra de Portugal que lo envasa con las etiquetas que le han facilitado, aunque desconoce la ubicación exacta de la misma. 

Tras observar el etiquetado se observan varias irregularidades, tales como que no consta denominación de origen o país de procedencia, no consta campaña de recolección, no tiene un número de registro sanitario, no constan datos de contacto de la empresa responsable del envasado.

En definitiva, el etiquetado induce a error, haciendo suponer a los consumidores que se trata de aceite de oliva portugués, cuando no se acredita.

La patrulla de la Pafif el día 14 procede a la inspección de la empresa distribuidora en otro almacén de Poio, donde se intervienen otros 300 litros por las mismas irregularidades.

Posteriormente se inspeccionan tres supermercados de Poio, donde se intervienen 73 botellas más.

Por ello se efectúan distintas denuncias por infracciones a la calidad alimentaria, por irregularidades en el etiquetado que se envían a las Consellerías de Sanidad y Consumo para que procedan a analizar este aceite, que al no tener tampoco un certificado de trazabilidad ya que se desconoce de dónde viene puedan decidir si se procede a su destrucción, así como a la Consellería de Medio Rural.

Se realiza una denuncia por no haber declarado el iva en una importación intracomunitaria a Aduanas e Impuestos Especiales.

Las sanciones podrían superar los 20.000 euros.

Comentarios